Ir a contenido

entrevista con el EXGOLEADOR

José Antonio Zaldúa: «Es mejor que Pelé, Di Stéfano y Diego. Es un extraterrestre»

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
BARCELONA

Elegante, señorial, fino estilista, completísimo en todas las facetas del goleador, José Antonio Zaldúa (Elizondo, Navarra, 1941), hasta el miércoles el único azulgrana que había metido cinco goles en un partido europeo (7-1 al DOS de Utrecht, en la Copa de Ferias, el 23 de octubre de 1965), supo, desde el primer golazo de Leo Messi, que la Pulga igualaría su récord.

-¿Por qué intuyó, el miércoles, que Messi iba a marcar cinco goles?

-Porque ya lo había intuido otras veces y había fallado. No, en serio, estábamos en casa, en Llavaneras, viendo el partido y les dije a los míos: 'Leo mete hoy cinco y me iguala, ya veréis'. Y así fue. Y me siento feliz, muy orgulloso y estoy muy, pero que muy contento, créame.

-¿Se atrevería a definir el fútbol de Leo?

-No creo decir nada nuevo si lo considero un extraterrestre. Lleva cuatro años así, lo cual ya me parece increíble. Cada día inventa un regate, una jugada, una trampa nueva. Yo, que he jugado 15 años en Primera División, con y contra los mejores, sé lo difícil que es meter un gol. No ya hacer lo que hace Messi, que me parece casi imposible, simplemente marcar un gol. De ahí que lo que más me admira de él es lo fácil que lo hace todo. Cierto, ahora juega rodeado de los mejores pero, cuando le dan el balón, empieza una historia nueva, siempre diferente.

-Le parece el mejor, ya veo.

-Lo siento, o no, pues no debería de pedir perdón por ello, pero yo he visto jugar a Pelé, a Di Stéfano, a Maradona, a Cruyff, a Kubala, que le metió siete goles al Sporting de Gijón un día, y puedo asegurar que Messi es el mejor jugador que he visto en mi vida. Ese eslalon que hace, que repite hasta la saciedad y que nadie le pilla, esa manera de picar la pelota cuando le entran, me parece única, prodigiosa.

-La sensación, en efecto, es que todo el mundo coincide en que es, ya, el mejor jugador del mundo.

-Y por mucho tiempo, pues solo tiene 24 años. No solo es la referencia de este prodigioso y excelente Barça, no, es también la referencia mundial, el modelo a seguir, aunque resulta imposible imitarle. La verdad es que no me extraña que Pep Guardiola esté loco por él y no resista la tentación de hacerle, de permitirle, jugar todos los minutos de todos los partidos. Yo, si fuese su entrenador, haría lo mismo.

-¿Qué es lo que más le llama la atención de este superclase?

-Sin duda su sencillez, lo humilde que es. Eso es lo que más me admira y lo que, si pudiese, le agradecería públicamente, porque es un ejemplo para nuestros nietos. Alguien que es el mejor, que gana tres Balones de Oro (y los que vendrán ¿verdad?) y es la referencia del fútbol mundial, podría ser intratable y hasta una de las estrellas del mundo rosa y, sin embargo, ya ve, sigue siendo el mismo muchacho que era cuando empezó a jugar al fútbol en su Argentina natal. Admirable, estupendo, sí.

-¿Se acuerda de su goleada?

-Por supuesto, acabamos ganando la final de aquella Copa de Ferias al Zaragoza. Contra el Utrecht, me salió todo, todo. Físicamente eran muy fuertes, altotes, pero no tenían nuestra técnica. Todo el equipo hizo un gran partido. Acabamos ganando 7-1 y disfrutamos muchísimo. Y eso que acababa de empezar la competición, pues era a finales del mes de octubre.

0 Comentarios
cargando