La desaparición de una leyenda

Muere Pereda, el 'cerebro' del Barça de los 60

El delantero, que jugó nueve años en el Camp Nou, fue el héroe de la Eurocopa de 1964

Chus Pereda dribla al españolista Riera durante un partido de Liga de los sesenta.

Chus Pereda dribla al españolista Riera durante un partido de Liga de los sesenta. / EL PERIÓDICO

2
Se lee en minutos
JUAN TERRATS
BARCELONA

Chus Pereda (Medina de Pomar, Burgos, 1938) falleció ayer a los 73 años en Barcelona a causa de un cáncer, enfermedad que desveló el pasado mes de mayo después de que el Barça conquistara la Liga de Campeones en Wembley. Pereda, apodado el polvorilla por sus salidas de tono carácter alegre, jugó 316 partidos en el Barça, nueve años, y marcó 110 goles. Pereda se convirtió en el héroe de la final de la Eurocopa de 1964, en la que España ganó a la URSS en el Bernabéu (2-1). El entierro será esta tarde en el tanatorio de Les Corts (16.15 horas).

«Me queda su alegría, su entusiasmo. Fue un pionero en las categorías inferiores del fútbol español», recordó ayer Guardiola. Pereda llegó al Barça después de un paso testimonial por el Madrid y tras realizar dos magníficos años en el Sevilla. Firmó con el Barça en 1961 con la misión de sustituir a Luis Suárez. «Según los técnicos, era el jugador que más se aproximaba a su juego», recordaba Pereda, que hizo una gran amistad con Olivella, Vergés, Zaldúa, Zaballa y Fusté, La peña que salía todos los lunes, «el día del deportista», ironizaba Chus. «Nosotros también tocábamos mucho la pelota», recalcaba el delantero, un futbolista que podría haber salido perfectamente de la Masia.

IMÁGENES TRUCADAS / Pereda se convirtió en el héroe de la final de la Eurocopa de 1964. Marcó el primer gol y dio la asistencia en el gol de Marcelino, pero en las imágenes del Nodo mostraban a Amancio poniendo el centro. «Se ve que trucaron las imágenes», apuntaba Pereda, que siempre recordó aquella jugada: «Hice un rabo de vaca al defensor para luego hacer un mal centro. Marcelino remató e hizo bueno el pase».

Noticias relacionadas

Ayer Marcelino no tuvo fuerzas para hablar de su gran amigo. Sí las tuvo Luis Suárez. «Ha sido una noticia inesperada porque hace cinco días hablé con él», Vicente del Bosque afirmó: «Realizó un gran trabajo como seleccionador. Él también forma parte de la historia de nuestro fútbol y de los éxitos del fútbol español». Amancio, también estaba tocado: «Era un fuera de serie».

Isma Urzaiz, el exjugador del Athletic, le recordará siempre. «Fue mi padre futbolístico, un referente como futbolista y como maestro de la cantera». Adelardo, el exjugador del Atlético y su compañero en la selección, recordó ayer su juego. «Era muy temperamental, en el campo siempre estaba diciendo cosas. Tenía una moral de caballo».