30 sep 2020

Ir a contenido

entrevista con el NUEVO CENTRAL DEL ESPANYOL

Héctor Moreno: «Van Gaal me ayudó muchísimo, fue como un padre para mí»

RAÚL PANIAGUA
BARCELONA

Tiene solo 23 años, pero ya es el jefe de la joven defensa perica. Empezó en el Pumas con Hugo Sánchez de entrenador, fue campeón del mundo sub-17 y campeón de Liga con el AZ Alkmaar en su primera experiencia europea. Ahora cumple su objetivo de jugar en España. Héctor Moreno (Culiacán, México, 1988) es el nuevo central zurdo del Espanyol, un futbolista exquisito dentro y fuera del campo.

-Lleva tres semanas en su nuevo equipo. ¿Qué sensaciones tiene?

-Estoy muy contento desde el primer día. Mis compañeros me recibieron muy bien y me siento adaptado. Ahora quiero acostumbrarme a la idea y la filosofía del club.

-¿Qué fue lo que más le motivó para aceptar la oferta del Espanyol?

-La charla con Ramon Planes y Mauricio Pochettino. Me explicaron que había un equipo joven con muchas ganas de trascender y de llegar a los primeros lugares. El técnico demostró que me conocía y sabía bien lo que podía dar. Yo llevo tres años en Europa, pude jugar la Champions y la UEFA, soy internacional... Quiero ser alguien importante en el Espanyol y voy a trabajar todos los días para no fallar.

-En los tres años que estuvo en Holanda consiguió grandes éxitos con Van Gaal de entrenador. ¿Qué recuerdo tiene del técnico?

-Yo fiché en enero del 2008. El equipo estaba mal y Van Gaal pensó en renunciar a su cargo, pero el grupo se juntó y salimos adelante. En el siguiente curso, estuvimos ocho meses sin perder y fuimos campeones. Van Gaal me dio toda su confianza. Yo era muy joven, no era ninguna estrella. Louis es un técnico magnífico que prepara muy bien los partidos. Ante los medios pone una cara agria, totalmente diferente a la que pone con los jugadores, con los que es cálido, amable y simpático. También hablaba un poco de español y me obligó a estudiar inglés, que es básico en la vida. Van Gaal me ayudó muchísimo en mi adaptación, fue como un padre para mí.

-Después estuvo a las órdenes de Koeman, otro técnico de carácter.

-Con Ronald estuve poco tiempo, solo duró cuatro meses, pero también aprendí bastante. A él le gusta trabajar mucho más la técnica individual. Con Koeman mejoré como defensor. Me daba consejos en los marcajes, el golpeo de balón...

-¿Y qué tal con Pochettino?

-Del míster me ha sorprendido mucho el tacto, la manera de tratar a todos. Le habla igual al más chico que al más grande. Es como el más viejo del equipo, que ya está de retirada y se lleva bien con todos. Algo difícil de ver en un entrenador. Es exigente en el trabajo, pero se puede hablar y convivir con él tranquilamente.

-¿Qué conocía del club blanquiazul antes de fichar este verano?

-En Holanda se habla siempre del Bar-

ça y el Madrid. Pero yo conocía el Espanyol por Paco Palencia, que estuvo aquí hace unos años y siempre habló muy bien del club. Coincidí con él en el Pumas y cuando llegó de Barcelona explicó muchísimas anécdotas. Eso me quedó grabado. Yo quiero hacer algo grande en el Espanyol y que la gente hable muy bien de mí. Como jugador y como persona.

-La Reina Beatriz de Holanda le entregará la Condecoración de Caballero por su calidad humana.

-Es cierto, es un galardón que está en trámites y que reconoce a las personas que son un ejemplo para la juventud. Estoy muy orgulloso por eso. Yo siempre digo que el fútbol es muy importante para los niños, para sacarles de vicios y cosas malas. Y los futbolistas tenemos mucha responsabilidad porque nos siguen con entusiasmo y somos sus referentes.

-Por su procedencia y posición, las comparaciones con Rafa Márquez también son inevitables. ¿Qué le contó su compañero de selección?

-En la Copa Oro le pregunté muchas cosas. Fue sincero conmigo. Me dijo que hace tres o cuatro años el Espanyol estaba mal, peleando por no descender. Pero con Pochettino y el estadio nuevo, el equipo fue subiendo y estuvo a punto de jugar la UEFA. Rafa es el mejor espejo, siempre ha sido mi ídolo desde pequeño. Es alguien a quien admiro y soy un afortunado por poder convivir con él en la selección. Ojalá lo haga en el Espanyol tan bien como él en el Barça.