27 oct 2020

Ir a contenido

La Copa Masters de tenis

Nadal saca la rabia

El número uno pasa a las semifinales al ganar a Berdych tras amenazar al árbitro con retirarse

JAUME PUJOL-GALCERAN / Londres

explotó como lo hubiera hecho el mismísimo John

McEnroe. Le faltó golpear con la raqueta algún objeto cerca del juez de silla brasileño Carlos Bernardes o insultar como hacía el legendario campeón estadounidense en sus buenas épocas. Nunca antes se había visto a Rafael Nadal tan fuera de sus casillas. En juego podía estar la clasificación para las semifinales de la Copa Masters, que finalmente conseguiría al vencer al tenista checo por 7-6 (7-3) y 6-1, pero en ese momento el número uno del mundo defendía vehementemente una decisión que consideraba injusta y que podía complicarle el partido más de lo que estaba.

«¿Pero era un punto de match ball?»,

preguntó con ironía un periodista en la sala de prensa ante la discusión que no solo se montó en la pista, sino después, cuando Nadal daba sus explicaciones a la jugada. «Finalmente no ha decidido nada», reflexionó ya más frío. Pero cuando se produjo la situación había mucho en juego. El marcador estaba 6-5 y 15-15 para Berdych y el tenista checo envió un golpe de derecha muy ajustado al fondo de la pista que Nadal marcó como fuera levantando el brazo. Bernardes la cantó fuera, pero Berdych, tras consultar con su banquillo, pidió una revisión que le dio la razón. Bernardes corrigió el marcador, dio el punto al checo y provocó el enfado de Nadal, que se lanzó como una exhalación para protestar. «Mi duda no era esa bola, sino si la mía había entrado», razonaba admitiendo: «Quizá con mi actitud he influenciado al árbitro, pero para eso están». Bernardes le dijo que había parado el punto y no había lugar a la discusión.

«ASÍ NO JUEGO MÁS» / Entonces fue cuando Nadal le recriminó su decisión. «Me estás diciendo una barbaridad, una locura», le dijo, y al ver que no le hacía caso, se dirigió a la banda a protestar al juez árbitro, Tom Barnes, que dio la razón al juez de silla. «Así no juego más», llegó a amenazar el número uno, aunque rápidamente desde su banquillo Toni Nadal le mandó que se olvidara y jugase al tenis.

Berdych le recriminó también, tras el partido, su actitud. «El árbitro le tuvo miedo, debió demostrarle que no puede hacer lo que quiera», dijo el checo, que tuvo un rifirrafe con Nadal cuando le ganó en el 2006 en el Masters 1.000 de Madrid y mandó callar al público. «¿Que he condicionado al árbitro? Probablemente, pero el punto se lo han dado a Berdych. Me puedo equivocar, pero creo que tengo todo el derecho a protestar. Si el árbitro está ahí, es para algo», insistió Nadal tras la victoria. El número uno respondió a esa decisión que creía injusta con una rabia incontenible en la pista. Le pegaba a la bola como si en ella viera la cara de Bernardes, y Berdych pagó las consecuencias. Si hasta entonces el checo había mantenido un buen pulso con el mallorquín, apoyado en su gran calidad tenística, un espectacular saque y unos golpes planos que molestaban mucho a Nadal, mentalmente no aguantó la presión de la situación que se había producido.

Nadal encadenó una serie de 11 puntos ganados de los 15 en juego hasta que se apuntó el tie break y el set que le daba la clasificación matemática para las semifinales del campeonato. Luego, ya más tranquilo, remató el partido en la segunda manga cediendo solo un juego más.

EL MEJOR NIVEL / Nadal obtuvo un triunfo contundente que le permitió sumar la tercera victoria en el torneo sin ceder un solo set y acabar como líder indiscutible del grupo A. «Si olvidamos el incidente, me siento muy feliz porque he jugado un gran partido y porque estoy en las semifinales. He ganado 600 puntos para la clasificación del año que viene y he logrado tres victorias ante tres top 8 en una pista que no es la mejor para mí. Eso me da una inyección de moral importante. Siento que estoy en mi mejor nivel tenístico en pistas indoor.

Pase lo que pase mañana, me iré de Londres con un recuerdo muy diferente del que tengo del año pasado», valoraba Nadal.

El número uno mundial se marchó del torneo el año pasado sin ganar un set, pero hoy (15.00 horas, Teledeporte) se enfrentará en la primera semifinal a Andy Murray. En juego estará su pase a la final de la Copa Masters, un torneo que falta en su palmarés.