en azulgrana

PELEADOS CONTRA SÍ MISMOS

1
Se lee en minutos
Martí Perarnau
Martí Perarnau

Periodista

ver +

Hoy es lunes sangriento en can Barça, donde vuelan los puñales sin importar el destinatario con tal de desahogarse. La racha de triunfos excelsos es tan prolongada que la parroquia se descoloca al menor tropiezo y como elPep teamya lleva varios en este inicio de temporada post-Mundial resulta lógico que este sea un día de zozobra, vista la torpeza casi estructural frente al gol, soamente comparable con el patatal en que se ha convertido la alfombra del Camp Nou, auténtico peligro para la salud pública.

Día para recordar aEtooy cuestionar las decisiones deGuardiola, rescatando sus malos fichajes; o evocar aIbrahimovic, ahora que vuelve a marcar con el Milan, olvidando el suplicio de su insoportable egoísmo y ausencia; y hasta para rememorar aLarssonechando en la cara deBojan su nueva oportunidad fallida. Es legítimo que aficionado y crítica saquen punta en las horas malas y señalen a jugadores que fallaron o al entrenador que no acierta con la tecla adecuada.

Eso está ocurriendo ahora mismo: todo el Barça falla yGuardiola no encuentra el botón del desatascador. No sóloBojan.TampocoPedro, ni siquieraMessi aciertan como solían, no se cierran los partidos y hasta los defensas reparten regalitos.

Noticias relacionadas

Siendo cierto todo ello, y también la fantástica prestación del Madrid, brillante en grado sumo, eficaz como siempre, pero más veloz, presionante y dinámico que antaño, no lo es menos que nada ha cambiado en elPep team. En su estilo reside también su gran defecto. Equipo parido para tocar, asociarse y buscar la victoria a partir del balón, su modelo provoca grandes éxitos y satisfacciones, pero ha generado anticuerpos por doquier. Los rivales saben lo que le duele a este Barça y se esmeran en construir búnkeres sofisticados e inflexibles contra los que se estrellan los chicos dePep, muy peleados consigo mismos, vencidos por la ansiedad y la precipitación; agarrotados por la angustia y algo encorsetados por el estilo.

Más allá del desahogo, habría que preguntarse si es grave, doctor, y uno tiene la sensación de que no lo es y que la solución consiste en encontrar la vacuna contra esos anticuerpos infernales que atenazan al equipo, sobre todo en los partidos que debe afrontar en el Camp Nou. Habrá que apelar de nuevo a la paciencia.