Una marcha anunciada

Ibrahimovic se va al Milan a cambio de 24 millones

«Guardiola es el filósofo que ha roto mi sueño de estar aquí», dice dolido el goleador sueco

Mascherano  posa junto al escudo del Barça, ayer en las oficinas del club.

Mascherano posa junto al escudo del Barça, ayer en las oficinas del club. / AP / MANU FERNÁNDEZ

2
Se lee en minutos
JORDI TIÓ
BARCELONA

Mientras el Barça vuela hoy hacia Santander para debutar en la Liga, Zlatan Ibrahimovic pone rumbo a Milan. El sueco jugará cedido en el equipo italiano, que al término de esta temporada hará efectiva una opción de compra obligatoria por 24 millones. De esta forma, el club se saca de encima un problema que amenazaba la estabilidad del vestuario y ponía a prueba la paciencia de Guardiola, además de una ficha descomunal: 15 millones por cada uno de los cuatro años que le quedaban de contrato. Por eso el Barça emitió anoche una nota en la que destacaba que la operación supone un ahorro de 60 millones.

Trece meses después de reunir a 55.000 culés en el Camp Nou, Ibra toma un camino de vuelta que jamás imaginó. «No sé cuál es el problema. Guardiola es el filósofo que ha roto mi sueño de estar aquí», dijo anoche dolido el delantero, que firmará por cuatro años con el clubrossonero.«Cuanto entro en una habitación, él sale. Parece que me tenga miedo», agregó Ibra, cuya relación con Guardiola hace meses que tocó fondo. El desenlace del caso se fraguó en una reunión en la que estuvieron Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu, además del propio Ibra, su representante y Adriano Galliani, del Milan.

SEMANA CONVULSA / No ha sido, desde luego, la mejor semana para afrontar el debut liguero ante un rival siempre «difícil», como recordó Guardiola. «Las sensaciones son buenas, pero me gusta más jugar en casa el primer partido», admitió el técnico, que llega a la cita tras una complicada pretemporada por la ausencia de los internacionales.

Guardiola admitió que en el deterioro de la relación con el sueco también él ha tenido parte de responsabilidad. «Puede que me haya equivocado, pero quien manda aquí soy yo. Soy quien toma las decisiones y tendré este poder mientras sea el entrenador». Lo que no dependía de Guardiola era la carta que el club envió el viernes a Mino Raiola, representante de Ibra, amenazándole con no pagarle las comisiones que le corresponden por injuriar al técnico. «Yo no pedí el comunicado. Ya soy capaz de defenderme solo. Dicho esto, agradezco al club la nota porque entiendo que no se me defiende a mí sino al entrenador del Barça».

Tampoco se defendió de los ataques reiterados de Raiola. Una vez más, se mordió la lengua. «Puede decir lo que quiera», afirmó tras un largo silencio. Sin embargo, dijo llevarlo con tranquilidad: «No me quema todo esto».

Noticias relacionadas

GESTO DE ROSELL Y LAPORTA / Lo que también le conviene a la entidad, según Guardiola, son detalles como el gesto del presidente Rosell de invitar a Joan Laporta a celebrar el título de Liga durante la fiesta del Gamper. «Ya sé que no tienen una buena relación, pero me sentí muy feliz por ese gesto de permitir que Laporta hiciera la vuelta de honor. Había mucha cosa de verdad en aquello y me sentí cómodo». Un gesto que Guardiola calificó de «acojonante» y «extraordinario». «Gestos como este nos hacen más fuertes como club».

Fortalecer institucionalmente la entidad. Eso desea Guardiola porque el equipo ya lo está.