Ir a contenido

El Mundial de baloncesto de Turquía

En manos de Ricky

El base del Barça asume con tranquilidad el mando en la selección tras la baja de Calderón

«Confío mucho en mí mismo», asegura

Luis Mendiola

Acostumbrado como está a dar pasos de gigante, a pulverizar récords de precocidad, a Ricky Rubio no le espanta ahora el nuevo reto que está a punto de vivir en su carrera: marcar el paso de la selección en el Mundial.

El regreso de Calderón a la lista de Scariolo hacía prever una titularidad compartida en el torneo. Pero la desafortunada lesión del base extremeño de los Raptors en el último momento le ha dejado solo al volante, aunque con el respaldo, eso sí, de Raúl López, reclutado a última hora, y del madridista Sergio Llull.

Mantiene este chico nacido hace de 19 años en El Masnou la ilusión de un niño -«es mi primer Mundial y tengo muchas ganas de empezar»-,pero también se maneja con la soltura de un veterano que ha conducido con mano firme al Regal Barça toda la temporada y llevó hace un año el timón de la selección en el Europeo. «Confío mucho en mí y, aunque la baja de José es muy importante, ahora debemos olvidar y aprovechar las cualidades de Raúl para ayudar al equipo. Entre todos tenemos que dar un paso adelante y este grupo sigue teniendo suficientes recursos para pelear por el título», afirma.

El seleccionador Sergio Scariolo, desde luego, no ha tenido dudas a la hora de definir los roles en la plantilla. «Este papel ya lo desempeñó con acierto el año pasado con la ayuda del propio Raúl y de Cabezas. Además, Ricky ha mejorado físicamente, en el tiro y en el equilibrio de hacer jugar al equipo aportando genialidad sin perder eficacia».

Incluso se permite compartir confidencias con Rudy Fernández, casi su hermano en la cancha, al que está prestando todo su apoyo por la sensación de incertidumbre que vive en torno a su futuro en Portland. «Sé que lo está pasando mal, porque eso mismo me pasó a mí el pasado verano, pero estoy convencido de que en la cancha nos aportará competitividad».

Lección aprendida

En la cabeza de Ricky está, desde luego, el reto que les planteará EEUU en este torneo -«en el amistoso que jugamos contra ellos empezamos muy precipitados, pero se les puede ganar explotando sus puntos débiles», cuenta- pero antes de avanzarse en el tiempo, el base azulgrana explica que la selección ha aprendido la lección de la derrota ante Serbia en el inicio en el Europeo del pasado año. «Esto no nos volverá a pasar», manifiesta. «Nuestra intención es salir a ganar todos los partidos, centrarnos en nuestro grupo y no pensar en los cruces y en los rivales que nos puedan tocar. Si quieres ser campeón del mundo tienes que ganar a todos, da igual quién te toque».

0 Comentarios
cargando