Ir a contenido

mirador

El día que Piqué y Puyol disfrazaron a Cesc

Emilio Pérez de Rozas

Qué tal, neng, parece que fue ayer cuando hicimos el paseo por todo Madrid y, ya ves, de nuevo juntos. Esto es un sin parar. ¿Vacaciones? Me han pasado volando. No me he dado ni cuenta. Eso sí, he acabado un poquito hartito de los paparazzi. Anda que lo tuyo, Cesc, menudo culebrón. La verdad es que cuando Puyi y yo decidimos ponerte la camiseta del Barça en la celebración made in Reina, estábamos convencidos de que ibas a ser compañero nuestro en horas, en días, en semanas. No veas el chasco que nos hemos llevado todos. Y, cuando digo todos, me refiero a nosotros, pues hasta David me ha comentado hoy, viniendo en el puente aéreo, que él también creía que, al final, al Arsenal no le quedaría más remedio que traspasarte. Yo he estado allí, neng, yo he vivido en la Premier, yo sé lo que representan los futbolistas grandes para aquella gente y eso que yo, en el Manchester, no era ni una milésima parte de lo que representas tú para el Arsenal. Pero, insisto, espero y deseo que aquella broma no pusiera de mala leche a Wenger y decidiera que, por sus narices, este traspaso no se iba a hacer. No este año. Insisto, te veo bien. No hay más remedio que tirar palante, al fin y al cabo estás en uno de los grandes de Europa y te consideran el líder de todos ellos. Ya tendrás tiempo de venir. Nosotros, ¿verdad Puyi?, te seguimos guardando el sitio aunque nos sabe mal, muy mal, que no puedas disfrutar de nuestros triunfos y títulos de este año, ja ja ja ja. No, en serio, Cesc, lo que peor me sabe es que ha habido gente en Barcelona que, incluso, se han atrevido a escribir que no has hecho lo suficiente para venir al Barça. Pero, ¿qué querían que hicieses más? Pero si hasta has dicho, por activa y por pasiva, que quieres volver al Barça; solo te faltaba pedírselo por carta al Arsenal, ¿verdad? Insisto, otro año será pero, no sé, por lo poco que tengo oído, por lo poco que sé, me parece que el mister se ha llevado una decepción de narices, pues creo que eras un fichaje prioritario para él. Bueno, ya sabes, él siempre tan discreto, nunca lo reconocerá. Es más, dirá, ya le he oído decir, que sobre ti prefiere no opinar porque, como jamás has sido jugador del Barça, nunca pudo hacer planes sobre ti. No puedo decirte más, neng, pues, ya ves, con esta locura de convocatoria, ni siquiera hemos podido pasar por Barcelona y hacernos la revisión médica. Me hubiese gustado hablar con el mister sobre lo ocurrido, pero no hace falta que te diga que todos te consideramos uno de los nuestros y que, tarde o temprano, ¡ojalá sea el año que viene!, te tendremos entre nosotros. Insisto, espero que la coña de la camiseta no haya influido en nada en todo este culebrón.

(No es difícil imaginarse una conversación así cuando los culés campeones se hayan reencontrado con Cesc. El Cesc del Arsenal, sí).

0 Comentarios
cargando