Ir a contenido

LA CONSAGRACÍON DE UNA NUEVA ESTRELLA DEL TENIS

Del Potro ya es el nuevo héroe de Argentina, que lo compara con Maradona

Hace tan solo un año estaba en el puesto 65 del mundo

IDOYA NOAIN
NUEVA YORK

La mayoría de asientos del palco de invitados de Juan Martín del Potro en el Abierto de Estados Unidos han estado vacíos durante las dos semanas de la competición que el pibe, Palito, el Enano, culminó de forma magistral el lunes haciendo de barro al tantas veces endiosado Roger Federer. No viajaron hasta Nueva York ni sus padres, Daniel y Patricia, un veterinario y una maestra; ni Julieta, Juli, su hermana y confidente. Tampoco los abuelos; ni los amigos de San José, el colegio donde estudió en Tandil (una ciudad de 130.000 habitantes en la provincia de Buenos Aires); ni los del club Independiente, donde Del Potro forjó su impresionante derecha, trabajó su servicio y mejoró un tenis que lucha contra las limitaciones de sus 198 centímetros de altura.

Quizá pocos anticipaban que el ahora ya número 5 del mundo fuera a alcanzar su primera final de Grand Slam. Menos aún que, a sus 20 años, fuera a lograr lo que ni Hewitt, ni Agassi, ni Roddick, ni Djokovic, ni Murray habían intentado los cinco años anteriores en Flushing Meadows: ganar esa final, y hacerlo frente a Federer.

Un sueño conseguido

No muchos podían predecir tal momento hace poco más de un año, cuando Delpo –otro apodo–, que había batido varios récords como júnior, ocupaba el puesto 65 en la clasificación mundial. Pero el tenista se empeñó en soñar. Y el lunes, tras 4 horas y 6 minutos de juego, «se acabó. El sueño se hizo realidad».

Tras un arranque nervioso, que remontó en el segundo set, que volvió a poner en riesgo en el tercero cediéndolo con dos dobles faltas, que estuvo a punto de dejar escapar en el cuarto (cuando Federer estuvo a dos puntos del título) y que sentenció con un contundente 6-2 en su tercera bola de partido en el quinto, Del Potro se tiró al suelo y lloró. Esta vez no hizo, como suele, la señal de la cruz y la vista al cielo en recuerdo a otra hermana suya que falleció cuando él era solo un niño en un accidente de carretera. Pero el sentimiento estaba allí.

Con él, como cuando ganó a Nadal en semifinales (convirtiéndose en el único jugador en ganar al mallorquín y a Federer en el mismo grande), como siempre sí estaba Franco Davín, el mismo entrenador que llevó a Gastón Gaudio hasta ganar Roland Garros (2004). Y, desde la distancia, todo un país pegado al televisor y entregado al nacimiento de su nuevo ídolo deportivo, al que Tandil ya ha nombrado «embajador deportivo», al que Argentina espera con ganas de fiesta y celebración y al que algunos se han atrevido incluso a bautizar como «el nuevo Maradona».

Un premio de 1,25 millones

Incluso David Nalbandian, el colega que dejo de hablarle tras tener un sonado enfrentamiento que casi llega a las manos por jugar el Masters en Shanghái en vez de quedarse preparando una Copa Davis que Argentina perdería con España en Mar del Plata, se ha deshecho en elogios.

Con todo eso, un coche nuevo y un cheque por más de 1,25 millones de euros, se entiende que Del Potro sienta ahora que «todo es perfecto. Demasiado como para creerlo, demasiado como para llegar a entenderlo. Quizá mañana... quizá la semana que viene», decía ayer en lo más alto del Empire State, como su triunfo en Nueva York.

0 Comentarios
cargando