Ir a contenido

BALONCESTO

Aíto gana la partida a la Penya de Sito

Los triples malagueños permiten que el técnico del Unicaja se lleve el duelo con su exequipo

ROGER PASCUAL
BARCELONA

UNICAJA MÁLAGA - 76

DKV JOVENTUT - 66

El maestro superó al discípulo. Aíto García Reneses se impuso a Sito Alonso en un disputadísimo encuentro en un Martín Carpena convertido en enorme tablero de ajedrez (76-66). Al no poder firmar tablas, Aíto se acabó llevando el pulso por su inspiración en los triples. La Penya rozó la gesta, pese a no poder contar con Ricky Rubio, no tener la extensa plantilla del cuadro andaluz y al mal encuentro de Wright.

Durante tres años han compartido banquillo y se conocen a la perfección. Se pudo ver desde el salto inicial: como dos cadenas que pugnan por arañar décimas de audiencia, se contraprogramaban. Ante las férreas defensas decretadas por los técnicos, se encomendaban a los triples como desatascador. De hecho, la muñeca de Jasaitis (anotó 15 de los primeros 29 puntos verdinegros con 5 de 7 desde 6,25) mantuvo a la Penya a flote. El tirador lituano, Mensah-Bonsu (que protagonizó un vibrante duelo en la pintura con Haislip) y una sólida defensiva permiteron que la nave de Alonso alcanzara el descanso a rebufo de los locales (37-36).

WRIGHT, IRREGULAR

Wright, que aseguró esta semana que aspiraba a ser el MVP de la ACB, firmó su peor encuentro como badalonés (3 de 11 en tiros de campo). El relevo de Rudy Fernández tardó 28 minutos en lograr su primera canasta en juego, pero enlazó un triple más falta personal y una canasta para que la escuadra catalana entrara en el acto definitivo con ventaja (50-54).

Unicaja apostó otra vez al triple y saltó la banca. Cuatro consecutivos apuntalaron un parcial de 16-3 que cambió la decoración (66-57, m. 35) y Haislip decidió prácticamente el choque con la 13ª canasta de 6,25 en 26 intentos malagueños (72-62, m.38) para desesperación de un Joventut que se quedó sin gasolina. Un mate del espectacular ala-pívot puso la rubrica al choque segundos antes de que Aíto y Sito se fundieran en un emotivo abrazo.