Ir a contenido

El Akasvayu se corona en Europa al ganar la Copa FIBA

El equipo de Pesic conquista el segundo título de la historia del club

LUIS MENDIOLA / GIRONA

 AKASVAYU GIRONA- 79

AZOVMASH- 72  

Con sufrimiento, con sudor y con lágrimas finales, que es como mejor saben los títulos, el Akasvayu se coronó ayer en Europa con la Copa FIBA, ante su propia afición. Para los seguidores se trata del tercer título en importancia en el orden del baloncesto, pero para el público de Girona, que abarrotó Fontajau, tuvo un sabor tan dulce como si se tratara de la Euroliga.

El baloncesto de Girona solo tenía otro título en su palmarés: la Lliga Catalana conquistada esta temporada ante el Barça, así que se trata de un año glorioso que pasará a la historia del club. En poco tiempo, Svetislav Pesic ha llevado al Akasvayu a la cima, como prometió a su llegada. Desde el palco, Josep Amat, el dueño de la inmobiliaria Akasvayu, se lo miraba todo con cara de felicidad. Hace dos temporadas aterrizó como un ciclón y en este tiempo ha revolucionado el mundo de la canasta y ha colocado Girona en el mapa.

MCDONALD MARCÓ DIFERENCIAS

El de ayer fue un encuentro con todos los ingredientes que aderezan una final. Tuvo momentos de emoción, minutos gloriosos del Akasvayu e instantes de zozobra cuando el Azovmash, decidido a evitar su papel de invitado de piedra, se situó en los últimos cuatro minutos igualado en el marcador (74-74). Y también contó con un héroe, como en todas las buenas historias que se precien. Fue Ariel McDonald, el veterano base del equipo gerundense, que marcó diferencias con sus 25 puntos y fue escogido mejor jugador del partido (MVP).

McDonald asumió rápidamente el papel de estrella para alivio del Akasvayu, que vio como el partido no pintaba todo lo fácil que auguraban los pronósticos. Al contrario, en cuanto se inició la final, el Azovmash presentó sus credenciales de aguafiestas. Los ucranianos, que ya se deshicieron del Virtus Bolonia en las semifinales para sorpresa de todos, no tardaron en demostrar que son un equipo con oficio que sabe jugar este tipo de encuentros, y no la comparsa que debía engrandecer la coronación del equipo de Girona.

Suerte de McDonald, un trotamundos del baloncesto, listo como pocos, que se echó al Akasvayu a la espalda en el primer cuarto, cuando los nervios estaban a flor de piel. Cuatro triples suyos sin fallo permitieron al equipo de Pesic mantener la iniciativa frente a un rival coráceo, tremendamente agresivo en todas sus acciones, que ofrecía muy pocas fisuras, y que no cedió nunca ante el cuadro gerundense.

FINAL IGUALADO

Sin embargo, a la sombra de McDonald todo el Akasvayu fue creciendo. Y empezaron a aparecer las figuras con que cuenta el equipo rodadas en este tipo de batallas. Apareció Fucka, un jugador que siempre da la cara en los momentos calientes, apareció Salenga. Y también Marc Gasol, activo y ambicioso como pocos bajo la canasta.

Así fue como el encuentro fue tomando un tono favorable para el Akasvayu en el tercer cuarto (54-41, m. 25). Pero en esos instantes se pudo apreciar el verdadero perfil del Azovmash. En lugar de bajar los brazos, el equipo ucraniano se puso en manos de Liadellis y El-Amin, sus dos figuras, para hacer sudar el título a su rival, con un parcial de 1-12 que devolvió la incertidumbre al marcador (55-53) y dio paso a un último cuarto de hora tenso, con acciones decisivas en cada canasta. Un desenlace que McDonald acabó de resolver con un triple clave a dos minutos del final (71-67), anotación que terminó con la última resistencia del Azovmash.

0 Comentarios
cargando