Ir a contenido

    SEGÚN 'THE MOSCOW TIMES'

    Una pareja de rusos llama a su hijo Lucifer

    Parientes indignados y activistas ortodoxos piden que los servicios sociales se hagan cargo y bauticen cristianamente a la criatura

    La madre del bebé llamado Lucifer, Natalya Menshikova.

    La madre del bebé llamado Lucifer, Natalya Menshikova. / TE MOSCOW TIMES

    Una pareja rusa le ha puesto a su bebé el nombre de Lucifer y ha desatado la polémica en Rusia, ya que parientes indignados y activistas ortodoxos han puesto el grito en el cielo y han pedido a los servicios sociales que se hagan cargo de la criatura, quien, a su juicio, estaría mejor con una familia cristiana.

    El niño nació el pasado mes y un funcionario del registro de la región siberiana de Perm ha explicado a la agencia de noticias TASS que es el nombre más raro que jamás ha tenido que poner en una partida de nacimiento. El hombre dice que trató de disuadir a los padres de su elección. Pero fue en vano.

    "Hablamos con ellos, les dijimos que sería muy incómodo para un niño llamarse así, pero los padres insistieron", ha explicado Tatyana Tuzhilina.

    "Además, no tenemos motivos legales para prohibir el registro de un bebé con ese nombre", ha apostillado el funcionario.

    SATANISTAS

    Los padres, autodenominados satanistas, creen que el nombre es "símbolo de la libertad de pensamiento, de orgullo y de intelecto".

    La madre de la criatura, Natalya Menshikova, ha agregado que si el crío no está conforme con el nombre podrá cambiárselo cuando alcanza los 14 años.

    A juicio de Menshikova, "en nuestra sociedad se ha promovido un estereotipo del satanismo que se confunde con vandalismo, música disco y alcohol y no es eso", dice.

    El nombre Lucifer deriva del latín y significa "que trae la luz", "estrella de la mañana", pero durante mucho tiempo para los cristianos ha sido sinónimo de Satanás.

    FAMILIARES HORRORIZADOS

    Miembros de la familia, sin embargo, dicen estar "horrorizados" con el nombre que ha recibido el niño. Dmitry Enteo, jefe del movimiento Voluntad de Dios, ha dicho en Twitter. "Vamos a enviar una solicitud a bienestar social para que el niño sea entregado a una familia ortodoxa".

    Un portavoz de la iglesia ortodoxa de la región de Perm ha explicado que estaría dispuesto a bautizar al niño, pero solo para darle "el nombre de un santo, no el diablo", ha informado TASS.