@loveyoli / INSTAGRAM

Yoli ('GH') y Jorge dan el paso con lloros y pasteladas: parecía que no pero... ¡Tenemos 'lovebodorrio'!

Vete preparando la pamela porque...

¡Qué vivan los novios!

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Nadie creía en ellos pero parece que lo de Yoli Claramonte y Jorge Moreno está cuajando bien (a ver, van a tener un bebé si eso no es compromiso...). Pero les faltaba dar un paso más para terminar de pasarse "todas las pantallas" (dicho por él) de su relación: el 'lovebodorrio'. Esta vez era Jorge quien se lanzaba a la piscina e incluso le pedía permiso a la madre de Yoli mediante videollamada. Di que sí, ya que te pones te pones bien. 

Cuando la suegra le dio el visto bueno allí que se fue Jorge a comprarle el anillaco para seguir con la sorpresa que le tenía preparada para el día de la 'lovepedida' (sí, aquí todo va con love). La idea era llevar a Yoli a dar un paseo en barco por la Marina de Valencia con la excusa de pasar un rato juntos y hablar de sus cosillas y ahí aprovechar para sacarle la cajita de la joyería y pedirle matrimonio

El día empezó torcido porque Yoli no se levantó de buen humor: dolores de tripa, problemillas con la ropa (la mujer se queja de que no tiene nada que le quepa o le valga con la barriga de 'preñi')... Ella misma confesaba que se había despertado torcida. Mientras tanto, Jorge sudaba sangre pensando que igual Yoli le mandaba a freír espárragos cuando le sacase el anillo. 

Llegaron al barquito y parece que ya la 'exgranhermano' estaba más calmadita y de buen humor. Al principio su novio empezó leyéndole una carta con bien de pasteladas para que se le ablandase el 'cuore'... Y cuando menos se lo esperaba, ¡sorpresa! Le sacó el anillaco y la reacción de Yoli fue decir: "no, no, no". ¡Ay, madre! Pero bueno, no os preocupeis que al rato se le pasó el susto y se puso a llorar diciendo a Jorge cosas tan románticas como que es la persona que llevaba esperando toda su vida, bla, bla bla... 

Pues nada después de tanto contratiempo parece que la cosa salió medianamente bien y... ¡Tenemos 'lovebodorrio'! No sabemos cuándo será porque con esto del covid las cosas andan complicadas pero nosotras ya nos morimos de ganas por verlos en el altar dándose el 'sí, quiero'.