Mtmad

Yoli ('GH') comparte el vídeo del 'loveparto' y se lía en redes

Muchos de sus seguidores piensan que es excesivo llegar hasta el punto de compartir cada detalle de su vida privada

Y enseña la cara de Jimena.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Aunque desde que allá por el mes de agostó Yoli ('GH') contó a sus seguidores que tenía un retraso y se hizo la prueba de embarazo en directo frente a las cámaras, ya intuíamos que tanto ella como su novio (ahora ya prometido), Jorge Moreno, nos iban a enseñar en su canal de mtmad absolutamente todo lo relativo a este embarazo, hoy hay muchos de sus followers que, tras ver que habían compartido el vídeo de su parto, han puesto el grito en el cielo.

Por supuesto, es decisión únicamente de los padres si enseñan o no la carita de sus hijos desde que nacen o protegen su identidad, pero el motivo principal de todas las críticas que están recibiendo es que no se trata de un vídeo que ellos han grabado y compartido en sus redes sociales, sino que lo han hecho a través de la plataforma de mtmad, por la que cobran por cada uno de los contenidos.

Además, otro de los aspectos más comentado en Twitter es la comparación con su hija mayor, Valeria, fruto de su relación con su compañero de edición de 'Gran Hermano' Jonathan. De ella no ha compartido nunca su cara en redes sociales ni por supuesto las imágenes de cómo vino al mundo, pero como en esta ocasión los dos progenitores están completamente de acuerdo con mostrar a la pequeña, parece que vamos a poder ver a Jimena crecer frente a las cámaras.

Por supuesto, esta no es la primera vez que se abre este debate sobre si los hijos de los personajes públicos deben aparecer en las redes de sus padres o no, y tenemos antecedentes de los dos bandos. Por un lado, los que deciden que sus hijos aparezcan públicamente desde el primer momento, como el caso de Chiara Ferragni, y por otro los que prefieren esperar a que sean mayores y ellos mismos decidan si quieren ser conocidos o no, como el caso de Laura Escanes (25) y Risto Mejide (47).

Y tú, ¿en cuál de los dos bandos estás?