ONESHOT PIX / GTRES

El yate de David Beckham asaltado por la policía italiana

Pillaron a Cruz Beckham saltándose la ley en Italia y casi les cuesta un multón

La que has liado, 'Crucito'.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

¿Te imaginas estar pasando unos días de vacaciones en tu yate (puestas a imaginar, hagámoslo a lo grande) y que de repente se presente allí la policía en alta mar subiendo por la escalerilla? Pues eso es lo que le ha pasado a David Beckham (46) en Italia, aunque finalmente todo ha quedado en una advertencia. Resulta que el ex futbolista y toda su familia están disfrutando de unas plácidas vacaciones en la costa de Amalfi, que este fin de semana se vieron interrumpidas por la aparición de una lancha de la policía italiana, que se acercó a su yate privado mientras él estaba en la cubierta vuelta y vuelta tomando el sol.


El motivo de la visita de los agentes no tenía nada que ver con el futbolista, sino con su hijo adoslescente Cruz Beckham (16), que había sido visto conduciendo una moto de agua acompañado de su hermana pequeña Harper, de 10 años. Según las leyes italianas, solo los mayores de 18 pueden disfrutar de este deporte acuático sin un adulto y conducir una moto de agua, por lo que le correspondería una multa, y de las gordas, por saltarse esta ley y encima ir acompañado de una niña pequeña. Sin embargo, el ex futbolista supo manejar la situación y evitar la sanción dejando la cosa en una advertencia.

El periódico 'The Sun' asegura que Beckham acudió a atender en persona a los policías y se mostró muy amable con ellos. También ordenó a sus hijos que aparcaran las motos en cuanto le explicaron que estaban cometiendo una infracción por mucho que llevaran chalecos salvavidas y se hubieran mantenido en todo momento cerca de la embarcación.

En total, el que fuera el dorsal 23 del Real Madrid pasó 45 minutos charlando con los agentes y antes de que se marcharan accedió incluso a sacarse varios selfies con ellos, de lo que se deduce que los policías fueron los primeros sorprendidos por la identidad de la persona a la que iban a multar.

No es la primera vez que Cruz les da un disgusto a sus padres, ya que a principios de año le pillaron tratando de subastar online una sudadera de la colaboración exclusiva que realizaron Louis Vuitton y Supreme en 2017, con un precio de salida de 45.000 dólares, a través de una cuenta de Instagram de compra-venta llamada Sneaker Bratz.

"Usada, le falta uno de los cordones para cerrar", informaba la descripción de la imagen, en la que él mismo posaba con esa prenda que describía como única. Como es normal, las críticas le llovieron en el acto, y él además de llevarse la charla de sus padres tuvo que retirar el anuncio y quedarse compuesto y sin pasta.