GTRES

Violeta Mangriñán planifica su 'no boda posparto' con Fabio Colloricchio

La influencer está a tres semanas de dar a luz

Gala llegará a finales de julio.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

A la gente le gusta saber de los sus planes de boda de las celebs, y en este caso hablamos de Violeta Mangriñán (28) y de Fabio Colloricchio, embarazadísimos de su primera hija. Se prevé que Gala nazca a finales de julio, ¡ya queda nada! La influencer ha contestado a varias preguntas sobre cómo se encuentra y también sobre su 'no boda' con el italiano. ¿Por qué no van a pasar por el altar? ¿Tienen otras cosillas en mente? Pues sí y te las avanzamos.

La valenciana y Fabio se conocieron en 'Supervivientes'. La playas de Honduras han sido testigos más que directos del enamoramiento y de cómo ella no tuvo dudas en quedarse con el italo-argentino. Julen, el novio de Violeta por aquel entonces, rompió con ella por Instagram.

Violeta y Fabio: amor (y 'edredoning') en 'Supervivientes'

En el reality, Colloricchio y Violeta nos regalaron escenas de sexo 'endredoning' sin edredón, muchos besos y juras de amor eterno... Todas emitidas por el formato, y claro, desde entonces estamos superpendientes de la vida de estos dos. Viven juntos, son felices, así que la llegada al mundo de Gala va a ser el broche de oro. Aunque también nos imaginábamos una boda, la verdad. Del embarazo la influencer nos ha ido contando todo: sus rutinas, alimentación, las cosillas que ha comprado ya para el bebé... No se ha dejado nada. Y esta vez ha soltado 'info' relativa a la pareja.

Ha sido durante un evento en Madrid que la de 'MYHYV' se paró a hablar con la prensa. Se encuentra muy cansada, tiene muchas ganas de que su hija salga ya, y también se sabe que la instagramer ha reservado una habitación en el hospital Montepríncipe (se dice que le costará cerca de 1.900 eurazos).

"Me quedan tres semanas para parir, no puedo más", ha confesado antes de comparar sus nervios (los normales de una madre antes de dar a luz) con la tranquilidad de Fabio: "Él no se pone nervioso, no se va a morir de un ataque. Él está tranquilo, con ganas de que venga. Yo soy una ansiosa y él es muy tranquilo. Los dos lo estamos deseando", ha explicado. Y sí, Violeta está pasando mucho calor. "Los tobillos se me están poniendo... Mal ya", añadió.

Violeta y los planes de futuro

Total, que hay muchas ganas de verle la carita a la pequeña Gala. De cualquier forma, contra todo lo que se podía imaginar, la pareja no piensa, por lo menos en un futuro inmediato, darse el 'sí, quiero'.

De hecho, están construyendo una casa en Valencia, casa esa en la que Gala tendrá su propia habitación. Vamos, que lo tienen todo pensadísimo y que dentro de sus planes no entra lo de jurar amor eterno: "A mí eso me da absolutamente igual. Me dan un poco de pereza las bodas. Me gusta mucho verlas, me gusta mucho ver las pedidas de matrimonio, soy una moñas, pero si me tengo que casar yo... Tema organizar bodas, tal... Que me gustaría, sí pero así a corto plazo, uf, no. Me da ardor de pensarlo", ha aclarado la exsuperviviente.