GTRES

Victoria Beckham pidió un mcmenú de verduras y caramelos en la boda de los Ramos-Rubio

Dani García, el chef, ha rajado en 'El hormiguero'

Ella, una superestrella exigente.

CUORE.ES -

Victoria Beckham (48) solo comió verduras y pescado en la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio. El chef encargado del menú, Dani García, ha estado en 'El hormiguero' y aún se acuerda de la diseñadora por los quebraderos de cabeza que le dio a la hora de adaptar los platos a sus exigencias. Lo ha contado todo delante de Pablo Motos. Sí, sí. Exigencias y de las buenas, ya verás. ¡Han tenido que pasar AÑOS para que lo supiésemos!

Cuando decidieron casarse en 2019, Sergio Ramos y Pilar Rubio invitaron a muchos de los compañeros que han jugado con el futbolista, incluido David Beckham, que regresó a España acompañado de su esposa Victoria para recordar los tiempos en que defendía los colores del Real Madrid.

El famoso chef que se encargó de preparar el menú de la boda aún se acuerda de la antigua Spice Girls porque ella se negó a saltarse su dieta incluso en una ocasión especial. La diseñadora de moda hizo que le prepararan su propia comida.

"Todo salió genial si no hubiera sido por dos comensales que me dieron la noche", ha reconocido el cocinero Dani García, que ha ganado tres estrellas Michelin. "Una fue Victoria Beckham, que cambió el menú. El suyo fue todo a base de verduritas".

El cocinero también se percató de que la diseñadora tenía a su lado en la mesa agua de coco, un bol con caramelos de menta y gel hidroalcohólico. El enlace se celebró en junio de 2019, antes de que estallara la pandemia del coronavirus, y por aquel entonces el uso de este producto no estaba tan extendido. Pero Vicky, como se le llama en Reino Unido, es una adelantada a su época (modo ironía 'on').

No está claro si las exigencias de Victoria llegaron a oídos de Pilar o si se estará enterando ahora de que no le dio el visto bueno a los platos que ella había elegido junto a su esposo y padre de sus cuatro hijos. En cualquier caso, la esposa de David Beckham fue sin duda una de las estrellas de la jornada, robándole parte del protagonismo a la propia novia. Sobre todo cuando se convirtió en el centro de todas las miradas a su llegada a la iglesia donde se celebró el enlace. Lo hizo con un vestido de color blanco roto con estampado de cadenas y unos zapatos fucsia. Todo lo que se comentó de este momento, imposible olvidarlo. Sobre los zapatos, por ejemplo, hubo hasta un Instagram stories compartido por la propia.

El problema no era solo que se hubiera puesto un tono reservado tradicionalmente para la novia, sino que además se había saltado el protocolo que se había impuesto a todos los asistentes, pidiéndoles que evitaran el blanco, el rosa, el rojo, el naranja y el verde. Desde luego, Victoria fue la pesadilla de cualquier 'wedding planner'.