Telecinco

Tom Brusse y Melyssa Pinto han vuelto: requeteconfirmadísimo con un beso (y un vídeo)

La expareja de 'La isla de las tentaciones'

Nos parecía imposible, pero mira.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Las segundas partes nunca fueron buenas, pero la reconciliación de Tom Brusse y Melyssa Pinto puede que sea la excepción que confirma la regla. Han sido una de las parejas más polémicas de 'La isla de las tentaciones', y ojo porque Telecinco va a tardar muy poco en meterlos otra vez en un reality. ¿Qué ha pasado? Que se han besado delante de todos en una discoteca, haciendo pública la reconciliación que ya todos sospechábamos. ¡'Boom'!

¿Tú te acuerdas de lo que lloró Melyssa cuando Tom se lio con la tentadora Sandra Pica? ¿Y de lo decidida que se la veía, después del reality, a olvidarse de Tom? Por no hablar de lo enamorado que estuvo él de Sandra... Bueno, pues la verdad es que el mundo (y las personas) dan muchas vueltas. Estos dos han vuelto y están encantadísimos de la vida.

Vamos a contarte la historia desde el principio (y con ayudita, 'as usual', de @lacuernis. Lo primero, decirte que el empresario y la influencer llevaban tiempo mostrándose más unidos. A Tom le dio incluso por felicitar a la madre de Melyssa. Lo hizo por Instagram y unas semanas después fue a verla, a 'Mel', dejando constancia del encuentro con la 'suegra' en los stories.

A la expareja de 'La isla de las tentaciones' también se les ha visto en el mismo sitio en varias ocasiones. Se han ido dando cuenta los seguidores de ambos, que están más pendientes de los detalles que un director de orquestra. Si en una foto de Melyssa se le veía las piernas a él, en otra imagen aparece ella en el reflejo de las gafas de sol del francés... Un no parar de pistas, vamos.

Total, que estábamos todxs muy pero que muy desconfiados. Aunque ahora un bolo en una discoteca ha servido de confirmación definitiva: los de 'La isla de las tentaciones' se han besado en los labios delante de toda la gente, y de fondo se oye el aplauso de los que allí se encontraban. Además, el francés, que pinchaba aquella noche, cogió el micrófono para decir que ella "es la mujer de su vida". ¡Qué fuerte!