Jesus Briones / GTRES

Tania Llasera, la más guerrera: en contra de la distorsión digital física

Si no sabes lo que es, te lo explicamos

La presentadora de televisión ha vuelto a alertarnos de por qué no todo lo que vemos en la televisión o en las redes sociales es verdad, cuando tiene que ver con el físico.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Que Tania Llasera es una mujer de lo más guerrera es algo que ya sabíamos. Y oye, bien que hace. Porque cuando no está hablando de que no encuentra talla de pantalón, está hablando de lactancia materna y ahora ha venido a hablarnos de por qué no todos los físicos que vemos en Instagram o en la televisión o en publicidad son verdad. Atentos.

"⚠️Creo que las imágenes retocadas o alteradas SIEMPRE deberían de venir con un aviso ⚠️ es peligroso que normalícenos como estándar de belleza algo falso. Luego vienen las obsesiones por la perfección inalcanzable porque no es real. O al menos es muy poco habitual. Yo misma me veo la cara todos los días y durante mi carrera han habido ocasiones que no me he reconocido de la cantidad de Photoshop que se usa habitualmente en revistas, anuncios, etc. aquí dos fotos como ejemplos donde han limado mi cara, que es muy cuadrada para intentar darme forma de diamante. La ultima foto de estas tres fotos en carrusel es la que está intacta. Mi cara tal cual. Por favor 🙏 comuniquemos siempre la alteración de nuestra imagen con filtros o Photoshop etc. para que la #distorsiondigital sea obvia, y no normalícenos lo que no es normal. #alteracion #photoshop #mentira #postureo", ha escrito junto a varias imágenes de ella retocadas y una final en la que sale al natural.

No es la primera vez que Tania habla sobre injusticias y pone de manifiesto situaciones que considera que están normalizadas cuando no deberían serlo. 

"Este vaquero me lo compré ayer, ¿vale? ¿Cómo es posible, señor Amancio, que yo tenga una talla XL? Vale que hace años no me cabía nada y llevo cinco años sin pisar tu tienda de Zara porque nada me cabía y me cabreé porque tampoco estaba yo para que no me entrase nada de Zara. Y ahora me cabe, pero soy la talla más grande que hay. En qué mundo cabe que estamos creando problemas a la gente joven porque tienen un cuerpo perfectamente normativo y tienen que comprar una XL. Una XL. No tenéis vergüenza. No me parece normal. Ya está, ya lo he dicho. Adiós, buen día", escribía en una publicación en Instagram que se ha convertido su mejor altavoz y plataforma para denunciar todo aquello que le molesta y cree que a otros también. Bien por ella.