GTRES

Tamara Gorro muestra sus cicatrices tras su operación de urgencia

La ex de Ezequiel Garay

La influencer está ya en fase de recuperación.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Tamara Gorro se ha sometido a una operación de urgencia. La ex de Ezequiel Garay se encuentra ya fuera de quirófano, recuperándose de la intervención llevada a cabo para extraerle la vesícula. Ahora, la empresaria ha querido enseñar sus cicatrices y contar qué tal se siente.

"Aunque las cicatrices más dolorosas son aquellas que no pueden verse, las que se ven simplemente dejan recuerdo", ha escrito la empresaria junto a las imágenes que muestran el resultado de la operación del pasado miércoles 27 de abril.

Y por qué se ha operado... Porque no hacía más que perder peso. De hecho, según lo que contó hace días, Tamara acudió al médico porque literalmente todo lo que comía lo vomitaba. Al principio, se pensó que sus problemas digestivos estaban relacionados con la depresión que padece desde hace un año y medio, pero no. El problema estaba en la vesícula. Los médicos han decidido extirparla y este es el motivo tanto del ingreso como de la operación. 

Las cicatrices de la influencer

Vale, y qué hay de las cicatrices. Pues mira, se trata de una foto en la que Gorro aparece sentada en la cama de su habitación. Está en ropa interior y se ven perfectamente las marcas del bisturí tapadas por tres apósitos.

"Todo viene de golpe", "quiero ir a trabajar", "jugar con los peques", "entrenar y moverme", "no puedo comer"... Estos son solo algunas de las quejas de Tamara en dicha publicación. Aunque no son exactamente quejas porque lo que hizo la influencer ha sido una especie de lista de todo lo que le haría llorar. Piensa reírse de todos estos recuerdos porque es "mejor reír que llorar", ha concluido.

La actual situación de la empresaria y escritora es, según ella, "un cuadro para enmarcar y subastar". Aunque el humor es su mejor arma, y está claro que Tamara Gorro no piensa rendirse. ¡Vamos, Tamara! ¡Ánimo!

La complicada situación de Tamara Gorro

2022 no empezó de la mejor forma para la madrileña. En enero anunció que ella y Ezequiel Garay habían decidido seguir con sus vidas por separado. Eso sí, a día de hoy siguen siendo amigos y están muy unidos como familia. 

Más allá de la separación, la empresaria ha perdido también 12 kilos. Vomitaba todo lo que ingería, y como ya te hemos dicho, al principio se creía tratarse de algún tipo de problema nervioso relacionado con la depresión que padece.

Tras someterse a varias pruebas médicas, han concluido que su vesícula no se encontraba en buen estado, y que era la culpable de los vómitos. "Ellos [los médicos] creen que van a solucionar el problema pero, en caso de no solucionarlo, vamos a evitar un problema en un futuro mayor", explicó Tamara cuando la ingresaron.