GTRES

Saray Montoya tiene novedades tras la agresión y esto es lo que le ha concedido el juez

Apuñalada por el cuñado y el suegro

En un tribunal de Sevilla.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Saray Montoya es conocida sobre todo por su participación en 'Gipsy Kings', pero también ha pasado por 'Supervivientes'. El caso es que ha vuelto a acaparar titulares tras haber recibido una brutal agresión llevada a cabo por su cuñado y su suegro. Saray y su hija, de hecho. Ahora, un juez les ha concedido una orden de alejamiento, medida muy importante para mantenerlas alejadas de sus agresores.

Tras acusar a su cuñado y su suegro de intento de asesinato, Saray Montoya ha logrado que un juez de Sevilla haya firmado una orden judicial que prohibe a los supuestos agresores de acercarse a las víctimas. No podrán estar a menos de 200 metros de distancia de Montoya, ni de su hija, Naiara. Tampoco tienen permiso para ponerse en contacto con ellas de ninguna forma. El objetivo es preservar la integridad física y psicológica de ambas.

Ha sido Saray la que ha confirmado esta noticia. Lo hizo en la puerta de un juzgado de Sevilla al que acudió acompañada de su abogada. Según la letrada, el juez considera que tanto Saray como su hija corren peligro, por lo que no ha dudado en establecer una orden de alejamiento.

A la salida Saray se mostró emocionada y también más tranquila por la decisión del juez. Eso sí, la tristeza y el dolor no se lo quita nadie. La exsuperviviente ha asegurado que "los daños más fuertes" que sufre son los "del corazón porque la familia de tu marido también es tu familia", explicó.

GTRES

La agresión que sufrieron Saray y su hija Naiara han sido gravísimas. Llegaron al hospital heridas en diferentes partes del cuerpo, de hecho. La madre fue atendida por 13 puñaladas y Naiara, con un corte al lado del corazón. Saray tuvo hasta que recibir puntos en el ojo izquierdo.

Ambas se encuentran ya recuperadas, pero el trauma sigue. Fueron brutalmente agredidas a principios de agosto, según ellas en su domicilio.

Ricardo Cozo es el abogado de los supuestos agresores y sostiene una versión totalmente opuesta. Asegura que tanto el cuñado como el suegro actuaron en defensa propia, una vez que la discusión (y la violencia) la empezó la propia Saray.

El caso irá a juicio y hasta entonces ambos tendrán que cumplir la orden de alejamiento, o lo que es lo mismo, no podrán acercarse físicamente a las víctimas. Tampoco podrán ponerse en contacto con ellas de ninguna forma.