sarasalamo / INSTAGRAM

Sara Sálamo rodeada de tiburones es como tú (rodeada de tiburones)

Sin trampa ni cartón.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Las vacaciones de Sara Sálamo están siendo moviditas. Aunque la cosa empezara de relax y subiendo la temperatura de las redes junto a su churri Isco Alarcón, las tornas han cambiado y la aventura ha ido abriéndose paso... ¡De tiburones se ha rodeado Sara en una de las costas de las Bahamas!

A ver, una cosa es ver los tiburones en un acuario de esos chachis y otra muy distinta tenerlos a tu vera (como cantaba Lola Flores). Si te roza un alga y te pones como las locas, ¡imagínate una cría de tiburón! Pues así hemos visto a Sara Sálamo en la orillita; en lugar de posando y haciéndose la diva (al estilo de Amaia Salamanca), la actriz ha mostrado su lado más humano y no ha dudado en subir a las redes un vídeo temiendo por su vida.

"Podría hacerme la valiente quitándole el audio a este vídeo... Pero esta es la realidad sin adulterar", ha escrito la actriz en el post de Instagram, que ya acumula más de 100 mil 'likes' (y subiendo) y comentarios tachándola de valiente, ya que muchos de sus 'followers' no habrían ni entrado al agua.

Hay sentido común entre sus fans.

Pero claro, Sara Sálamo sabe lo que nos gusta y por eso nos ha regalado este momentazo:

¡Qué miedo!

Y es que bueno, de todo quiere el cuerpo un poquito, y todo no va a ser tomar el sol, ¿verdad? Sara es de emociones fuertes y a la vista está, aunque lo que ha dejado claro como el agua es que los animales le encantan (unos más que otros, eso sí), pues de su visita a la Isla de los cerdos también ha querido dejar constancia en las redes. ¿Que no sabías que había una "isla de los cerdos"? Pues ella misma se encarga de contarte la historia en esta publicación:

 

¿Creéis que si me llevo uno se darán cuenta 🐽💙? Cuenta la leyenda que una embarcación holandesa del siglo XVIII dejó a los cerdos en la isla con la intención de volver y tener algo de comida para su vuelta. Pero nunca regresaron y los cerdos sobrevivieron con la comida de las embarcaciones que rondaban la isla.. Algunos cuentan que los cerditos sobrevivieron a un naufragio y llegaron nadando hasta la isla. Y otros sugieren que los cerdos fueron parte de un plan de negocios para atraer turistas a las Bahamas. Incluso nuestro propio guía nos dijo que esto simplemente proviene de un granjero que se puso a criarlos en la isla, y que en uno de sus paseos se dio cuenta que los cerdos estaban aprendiendo a nadar... Sea como fuere, Big Major Cay es una pasada.

Una publicación compartida de Sara Sálamo (@sarasalamo) el

Ea, ya has aprendido algo hoy.