GTRES

Sara Carbonero, de 'comadreo' mientras Kiki Morente se estrena en televisión

En qué anda la ex de Iker Casillas y el hijo de Enrique Morente

Con fotos (faltaría más).

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Novedades inesperadísimas sobre Sara Carbonero (38) y Kiki Morente. Los fans de la pareja pueden estar tranquilos porque de momento no nos ha llegado ninguna noticia relacionada con una ruptura. Todo lo contrario porque lo que queremos contar es que tanto la periodista como el músico han estado haciendo cosillas que se merecen un minuto (a lo mejor dos) de tu atención.

Vale, vale. Dejemos de enredar y pongámonos a contar el salseo. Sucede que la ex de Iker Casillas tiene una socia y BFF llamada Isabel Jiménez. Hasta aquí, cero novedades, pero... ¿Y si te decimos que las hemos visto paseando por las calles de Madrid como si nadie fuera a reconocerlas? Así es, Sara ha estando 'comadreando' por la capital junto a una de sus personas preferidas, Isabel. Y para dejar constancia, una bonita foto de ambas subida a Instagram. ¡Nos encantan las sonrisas!

¿Dónde? Por la zona de La Latina. Sara e Isabel han quedado en uno de los barrios históricos de la capital, algo muy habitual en Madrid. Por cierto, ¿te has fijado en que el pantalón de una y el vestido de otra tienen el mismo estilo y también el mismo estampado? Son de Slowlove, la firma de ambas. Que sí, que sí. Una foto bonita con algo de promoción de por medio. 

Qué hacía Kiki y por qué no estaba

Lo típico, trabajar. Bueno, a lo que íbamos es que el cantaor se estrenaba en la tele ese mismo día. La primera entrega de 'La Voz Senior' cuenta con el hijo de Enrique Morente  como coach. Y antes de que nos lo preguntes, ya te lo decimos nosotras: se le ve como un pez en el agua. Naturalidad ante las cámaras, se nota que está encantado de estar en la tele y muy buen rollo con los compañeros. No se le puede pedir más.

Sara y Kiki siguen juntos, pero ya se sabe que prefieren vivir la relación alejados de las cámaras. Recientemente fueron vistos cenando en un restaurante de Madrid. De los sentimientos que los unen no han dicho absolutamente nada. CERO. No hablan ni se espera que lo hagan.