GTRES

A la caza de Sara Carbonero por la decoración de su casa

Todo por unos animalitos de peluche. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Sara Carbonero (37) está en el punto de mira por la decoración de su casa. La periodista siempre comparte con sus seguidores momentos con sus niños y fotos de su día a día y a nosotras nos encanta, cosa que a una parte de sus seguidores, no tanto. Muchos de ellos han hecho una montaña de un grano de arena y se han pasado muy mucho con ella por una simple foto de unos peluches. ¿Tú qué opinas?

 

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

El elefante tiene la culpa. 

"En ocasiones veo animales. #animalessoloanimalesynadamás #Martínrules 

#Porto #slowlife #home#elelefantedeabajotengoquecolgarlobien ", ha escrito la presentadora para enseñarnos la cuqui habitación de Martín.

Al momento los comentarios negativos llenaron su foto. ¿Qué tiene de raro? Una cabeza de un elefante, un oso, un león y una cebra colgadas de la pared (de peluche CLARO ESTÁ) son las 'culpables' de que los animalistas se hayan echado sobre Sara. 

La ola de críticas que ha recibido es desmesurada tratándose solo de unos juguetes: "Esos juguetes representan trofeos de caza. Quien ama los animales ama verlos enteros y en su hábitat natural, no como una cabeza colgando en una pared”, comentó un seguidor. "A mí me da un poco de mal rollo eso de que sean sólo las cabezas” o “Qué cosa más horrorosa y de mal gusto, es igual de bonito como poner la cabeza de tu familia de trofeo en casa...” son otras de las lindezas que ha tenido que leer Sara. 

Por suerte, también hay quien le ha defendido: “Yo no le veo nada de malo, es como colgar un retrato de animales pero en forma de peluche. Y me alegra ver a niños que les guste y quieran a los animales! “Respeto cualquier comentario pero decir que las cabezas de animales tiene otro sentido? Como se define entonces cuando pones peluches de animales sobre la cama y muy suaves para cada etapa de los niños y a ellos les hacen felices y juegan y hasta duermen con ellos y se sienten seguros?!”. 

Que sepamos de momento la caza de peluches no existe, ¿no?