@britneyspears / INSTAGRAM

Sam Asghari provoca un accidente de tráfico

El novio de Britney Spears ha contado en Instagram lo sucedido justo dos semanas después de comprarse un coche nuevo

Vaya sustazo.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Han sido muchas las cosas que nos han puesto los pelos de punta tras oír el testimonio de Britney Spears (39) el pasado mes de junio en los juzgados, pero si hay una cosa que refleja a la perfección hasta qué punto había perdido su libertad debido a la tutela legal a la que vive sometida es que ni siquiera podía subirse al coche de su novio Sam Asghari, y mucho menos cumplir su sueño de casarse con él y tener una niña.

Sin embargo, el pasado domingo la princesa del pop fue vista viajando en el mismo vehículo que el modelo y actor, que iba al volante, de lo que se intuye que por fin estaría ganando parcelas de independencia después de que su padre se quedase con el control sobre su vida personal y sus finanzas en 2008.

Y más:

- Britney Spears habla (al fin) sobre su documental (mal): "Me siento avergonzada"

- El padre de Britney Spears utiliza su testimonio y... Seguirá siendo su tutor legal

- El padre de Britney Spears controla hasta su útero: forzada a llevar DIU

La mala noticia es que Sam ha sufrido ahora un inoportuno accidente de tráfico justo dos semanas después de comprarse un coche nuevo, aunque al menos no ha habido que lamentar heridos y los daños materiales han sido mínimos. "¿Fue mi culpa? Sí. ¿La otra persona está bien, que es lo más importante? Sí, y eso es algo positivo", ha aclarado él mismo a través de sus historias de Instagram. "Cuando ocurren situaciones como esta, chicos, siempre pensad en ello como si evitara que ocurriera algo peor. Pensad siempre en lo positivo y disfrutad de la vida. Mientras tú estés bien y la otra persona también, entonces todo lo demás saldrá bien. No necesitas arruinar todo tu día por ello".

Aunque la policía acudió al lugar del accidente, fue simplemente para "rellenar un informe", según ha podido saber el portal 'Page Six', y Britney no acompañaba a Sam en aquel momento, por lo que pudo ahorrarse el revuelo que habría causado la presencia de los paparazzi que la siguen a todas partes.

Donde sí tuvieron que lidiar con el continuo seguimiento de la prensa fue en su escapadita a Hawaii, donde se les vio bastante relajados, aunque llevaban consigo a un grupo de guardaespaldas que velaba por su seguridad en todo momento.