GTRES

¡Se acabó lo de ser 'toxic'! Sam Asghari, el novio de Britney Spears, ha llamado de todo al padre de la cantante

Le ha puesto de vuelta y media.   

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Britney Spears (39) es una de esas famosas que siempre llevamos en el 'cuore', pero está claro que nuestro cariño no es suficiente. La situación de la eterna princesa del pop sigue igual de rara, y todo por la falta de libertad que tiene a la hora de tomar decisiones sobre su propia vida. Jamie Spears, el padre, es quien tiene las riendas, algo que le molesta muchísimo. A ella y a su novio, Sam Asghari. Eso sumado al jaleo por el documental de la vida de la cantante... Por esto mismo el chico ha decidido hablar. Bueno, ha hecho más que hablar. Ha despotricado, así que echa el freno, ponte cómoda y prepárate para las curvas. Ahí vamos.

Por el momento, Britney ha preferido no pronunciarse directamente acerca del documental 'Framing Britney' que recopila pruebas del trato 'cuestionable' que recibió por parte de los medios prácticamente desde su infancia, cuando aparecía en el programa 'The Mickey Mouse Club' de Disney, y que no hizo más que empeorar a partir de su ruptura con su novio de la adolescencia, Justin Timberlake, a la que siguió una crisis nerviosa en 2008.

La princesa del pop no ha confirmado si dicha producción en principio no autorizada se hizo con su aprobación, o si la ha visto, pero su novio Sam Asghari no piensa seguir su ejemplo quedándose callado. El modelo y entrenador personal de 27 años, que conoció a Britney en 2016 grabando uno de sus videoclips, ha arremetido ahora contra su 'suegro', una de las figuras más polémicas del documental que a día de hoy continúa controlando gran parte de las decisiones que ella toma tanto en el ámbito personal como en el profesional y también su fortuna personal, como te decíamos. 


"Es importante que la gente comprenda que no siento ningún respeto por alguien que intenta controlar nuestra relación y que no para de poner obstáculos en nuestro camino", ha señalado Sam en un comunicado publicado en sus Stories de Instagram.

Sam no ha dudado en llamar a Jamie Spears 'di**', un insulto que se traduciría al español como 'capu***' o 'ruin' en su versión más suave y, aunque se niega a dar detalles acerca de lo que el padre de Britney ha hecho para merecerse ese calificativo, no es muy difícil pensar con que tendrá mucho que ver con su negativa a renunciar a su rol como tutor legal de la artista.

Se ha quedado a gusto. 


"No vine a este país para no poder expresar mi opinión con libertad", ha añadido Sam, que nació en Irán.

¡Grande, novio de Britney!