KIM / GTRES

Más sobre su ruptura: las redes sociales de María Pedraza y Jaime Lorente sueltan prenda divinamente

Estos dos no dejan de jugar al despiste. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Aunque ni María Pedraza ni Jaime Lorente (29) han dicho ni mú al respecto, lo cierto es que la gente no deja de hablar de su supuesta ruptura. Una ruptura de la que se han hecho eco hasta los medios internacionales y ya sabes que cuando el río suena hasta en el otro lado del charco, es porque agua lleva y de la buena. Como ya te contamos, parece que los actores terminaron el 2020 por separado y cada uno se comió las uvas en su casa. Y no, ni el Año Nuevo ni la llegada de la gran nevada ha hecho que triunfe el amor, de hecho, no hemos visto ni una foto ni un stories juntos disfrutando del temporal. Por algo será. 

Precisamente sus redes sociales cantan de lo lindo y es ahí donde podemos encontrar algunas pistas que nos confirmen o nos desmientan si siguen o no juntos. Ya sabes que si no está en Instagram... Chungo. Si tú subes una foto con tu churri a tus redes, a continuación la cosa se vuelve oficialísima, eso es así. 

Tal y como apuntan varios medios y como te aseguramos nosotras mismas porque lo hemos comprobado, la pareja o ya expareja lleva tiempo jugando al despiste en su Instagram. Tan pronto se dan unfollow como se vuelven a seguir... ¿Pero tanto se lo tienen que pensar? Actualmente ambos se siguen en redes (puedes meterte en sus seguidores y buscar el nombre de cada uno), pero eso no significaría tampoco nada, ya que puede que hayan terminado de forma amistosa. Además, María ha hecho limpieza de 'feed' y ha borrado las fotos que tenía con el actor en su perfil. 

Pero si han cortado... ¿Realmente ya se han olvidado? Puede que por parte de María no y para muestra su último tatuaje: un corazón. Bueno, un corazón que florece, así que lo mismo nos quiere decir que esto ya va curando.

Según E!, lo suyo se habría roto allá por el 12 de diciembre de 2020 coincidiendo con el cumpleaños de 'El Cid más potente' y poco más se sabe.

¡Cuánto misterio, chicos!