INSTAGRAM

Ni estaba ni se la esperaba en la Super Bowl: Rosalía, un vino y el móvil del vecino

Es muy pero que muy Rosalía.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Si te pones a leer las noticias de hace más o menos una semana, verás que estábamos todos plenamente convencidos de que nuestra Rosalía iba a actuar en la Super Bowl. El rumor corrió como la pólvora por los medios, pero al final resultó que era una 'fake news' en toda regla. Jamás se había planteado la actuación de la catalana y esta en ningún momento dijo que sí lo haría. Vamos, que nos hemos creído la fantasía.

De hecho, iba a ser la primera mujer española  que actuaba en el descanso del partido más importante de Estados Unidos, ¿te acuerdas? Pero bueno, se ha convertido en la primera española que no actúa en la Super Bowl, y oye, tampoco está mal.  Como premio de compensación, habrá que pensar que Rosalía estuvo en boca de todos durante una semana. Y eso es 'muuuy' bueno. Hasta que llegó una fuente cercana y aseguró que la fantasía con la que llevábamos días soñando no tenía ni pies ni cabeza y que no iba a pasar. The Weeknd actuaría solo.

El resultado es que el rapero canadiense se subió al escenario para hacer lo suyo. Todavía estamos en plena resaca de la final de la Super Bowl, y ojo porque da la sensación de que el concierto de The Weeknd fue un poco... descafeinado. Sin gracias, vamos. No ha conseguido deslumbrar, y puede que le haya faltado el folclore eléctrico de su amiga, 'la' Rosalía.

Y qué hacía la rapera mientras el mundo se volcaba con la Super Bowl. Pues mira, se ha quedado en casa, tomándose un vino. Además, le hizo una 'playlist' a su vecino. Tal cual te lo contamos, mira.

"Me he conectado accidentalmente al bluetooth del vecino, en estas que mi móvil empieza a sonar en su casa, así que digo 'bueno, pues le voy a hacer una playlist en directo. Le he puesto Estrella Morente, Ian Isiah, Janis Joplin, Bon Iver, Romeo Santos... Tú sabes, un poquito de todo, ahahaha", ha escrito Rosalía en Twitter. En los stories de su Instagram ha compartido uno de los momentos del concierto de The Weeknd, y muy bien. Se ve que no lo lleva mal.