GTRES

Rocío Flores y su llorera callejera (por los vecinos)

Tras las declaraciones de Rocío Carrasco

Por culpa de una palmera de chocolate gigante.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Se nos encoge el corazón solo de pensar que estamos a pocas horas de conocer nuevos detalles sobre la paliza que Rocío Flores le propinó a su madre, y todo porque cada miércoles hay nueva emisión del documental 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'. Rociito seguirá ahondando en lo suyo con su hija y qué quieres que te digamos: qué historia más angustiante. La hija de Antonio David Flores está hundida y acaba de protagonizar un momento de lagrimones en plena calle.

Ya lo decía ella en 'El programa de Ana Rosa Quintana': "No puedo más". Y es cierto. Su madre sigue jurando que su intención no es atacarla, ya que la ve como víctima de los supuestos maltratos psicológicos llevados a cabo por su padre de forma continuada. Algo así como que Antonio David Flores vendría a ser un ser maquiavélico que habría manipulado a su propia hija para que hiciese lo que hizo. Se sabe incluso que a última hora Rocío Carrasco ha decidido borrar partes del documental que serían especialmente duras para la hija. ¡Menos mal!

Rocío está tocada y hundida. Lo demuestra una reacción que tuvo en plena calle. Superadísima por las circunstancias, la colaboradora de 'Supervivientes' ha salido a por una palmera de chocolate gigante para ofrecérselo de regalo a su padre, y terminó llorando en plena calle. Fue el sábado pasado y su intención era sacarle una sonrisa al progenitor en estos momentos tan complicados que está viviendo.

¿Y qué tiene que ver la palmera de chocolate con todo esto? Pues mira, Rocío ha ido a comprarla al barrio donde creció su progenitor, en Málaga. Se dirigía a la pastelería favorita de Antonio Da, Casa Kiki. La situación en casa, ya lo contó ella, es "insostenible" y el chocolate siempre anima, sobre todo si es un cumpleaños la fecha a celebrar. Era el cumple de su progenitor, Rocío caminaba por las calles del barrio y unas vecinas decidieron animarla desde las ventanas. Ella no logró controlar las lágrimas, se derrumbó. Drama y llorera callejera.

@antoniodavidflores / INSTAGRAM

Lecturas publica el reportaje del momento, y ojito porque las imágenes son muy emotivas. Ante el desconsuelo de Rocío, lo que hizo su novio fue arroparla y reconfortarla. Sí, porque Rocío iba con su chico, Manuel Bedmar.

El episodio tuvo lugar tres días después de que la madre se sentara en el plató de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva' para confirmar y aclarar dudas. "La agresión de mi hija es obra maestra de ese ser para terminar de matarme (...). A mí me estaba pegando una paliza su padre, no era la niña (...). Ella llega a ser verdugo porque antes ha sido víctima, una víctima más vulnerable que yo", sentenció Rocío Carrasco en directo.