Eduardo Parra / GETTY

Rocío Carrasco y su historia con Fidel Albiac: sin cuernos para Antonio David

La hija de Rocío Jurado desmiente así todos los rumores sobre su relación con el sevillano

Se le cae la lagrimita al recordarlo.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

En la última entrega de 'Rocío: contar la verdad par seguir viva', Rocío Carrasco tocaba uno de los temás más comentados de los últimos años: cómo conoció a Fidel Albiac y cómo es su historia de añor 20 años después. Desde el primer momento ninguno de los dos se pronunció al respecto a persar de los miles de rumores que les rodeaban además de las acusaciones de Antonio David que aseguraba que su mujer le había puesto los cuernos con el sevillano. 

Rocío Carrasco recuerda a Fidel Albiac como "la luz tras la oscuridad" y que nada más conocerlo supo que iba a terminar con él. La hija de Rocío Carrasco conoció al sevillano durante un verano en Chipiona ya que era el churri de una amiga de su prima, Rocío Mestre. Fidel y Carrasco conectaron al instante y forjaron una gran amistad que en ese momento no fue a más ya que ambos tenían pareja. 

Sus caminos se cruzaron más tarde cuando Rocío Carrasco decidió separarse y Fidel Albiac lo había dejado definitivamente con Rocío Mestre. Desde ese momento, hasta ahora, 20 años después, están juntos y la hija de la Jurado se sigue emocionando al pensar en su marido. 

"Con él llegó el amor y la comprensión, pero no ha sido fácil", comenta Rocío dejando ver que se han tenido que enfrentar a muchas críticas y a aquellos que querían separarlos a toda costa ya que la prensa decía que había un claro interés económico por parte de él. Pero no solo eso, si no que Antonio David Flores se paseaba por todos los platós confirmando que su exmujer le había puesto los cuernos, acusación que Rocío se encarga de desmentir en el documental. 

También cuenta como el sevillano ha sufrido sus problemas porque aunque era una historia entre Antonio David Flores y sus hijos, él también se veía ciertamente implicado. Eso sí, Rocío Carrasco sonríe al recordar cómo era la relación de su marido y su madre: "Una de las veces que Fidel vino a verme en fin de semana decidí presentárselo a mi madre y contarle que estaba saliendo con él (...) La impresión fue buena porque además se dio cuenta desde primera hora cómo él era conmigo y sobre todo cómo era con sus nietos".