GAA / GTRES

Rocio Carrasco cuenta en su documental que no ve a Rocío Flores por miedo

'Rocío: contar la verdad para seguir viva'

Los verdaderos motivos por los que madre e hija no se hablan.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Rocío Carrasco se ha propuesto aclarar por qué no se habla con su hija desde aquel 27 de julio de 2012 y la historia ha dado para unos cuantos capítulos. Si has seguido su versión sabrás que Rocío Flores le propinó una paliza a su madre que le dejó inconsciente y ese mismo día interpuso una denuncia junto a su padre por malos tratos. 

Antes de que Rocío Carrasco fuese interrogada por la jueza por este motivo, Antonio David Flores hace constar que pide unas medidas cautelares para que Rocío Flores no pueda volver con su madre y ella las acepta pero tenia sus razones. "Esto se ha utilizado mediáticamente para decir que hay un hecho truculento en mi vida y que mi hija no puede estar conmigo. Ese es el motivo. Soy yo la que se adhiere a esas medidas y dice: 'concédalas usted porque la niña a mi casa no puede volver'", explica. 

La hija de Rocío Jurado no quería que la suya volviese a su casa porque después de los episodios de violencia que había sufrido sentía verdadero "pánico". "Era alguien a quien no conocía. Era alguien a quien había parido pero no tenía un ápice mío en su cuerpo. Yo no soy así, yo hubiera sido incapaz de hacer eso con mi madre, ni con nadie, mucho menos con mi madre. A esa niña la he parido yo, pero no tiene nada mío, nada. Muy a mi pesar, pero no tiene nada mío. Llegué a tener miedo por mi vida", sigue contando.

"Vivo en el terror de alguien que no sabe que le depara el día siguiente. Lo peor que hay en el mundo es la incertidumbre de no saber qué te vas a encontrar. Yo estaba enterrada en vida. Cuando digo terror, es terror con todas las letras. Encima tienes que salir públicamente con buena cara y decir que todo va bien. Es terrorífico", confiesa entre lágrimas. 

Además, Rocío Carrasco tuvo que declarar en contra de su hija ya que se enfrentaba a una pena de prisión por la denuncia interpuesta por Antonio David y Rocío Flores. "Para mí se había pedido pena de prisión. Tuve que narrar lo que había sucedido para responder a las preguntas de la señoría y de la fiscal. Cuando termino mi declaración es la fiscal la que le dice a la jueza que de oficio, investigue a la niña por un posible delito de malos tratos de ella hacía mí. Yo no quería por nada del mundo que eso sucediera. Yo no quería que mi hija tuviera que pasar por esa situación, pero no quedaba más remedio. Ahí era o cuentas la verdad, o te enfrentas a un juicio por maltrato habitual que conlleva pena de prisión".

¿Volverá Rocío Carrasco algún día a tener relación con su hija? La hija de Rocío Jurado aclara que por el momento no puede tener relación con alguien que junto a su padre intentó meterla en la cárcel. "Hoy por hoy no puedo. Y la persona que lo quiera entender que lo entienda y quien no pueda, que no la entienda".

"No puedo mantener, muy a mi pesar, ningún tipo de relación con una persona que tiene a la otra persona al lado y que ha intentado meterme en la cárcel. No es que tu hijo te dé una paliza ¡Que ya es! ¡Que es antinatura! Que no es eso, que es que ha ido y me ha puesto una denuncia en connivencia con su padre y le ha dicho a su padre: 'Papá ya está hecho'", explica.

"Hay algo que es se podrá recomponer, pero partiendo de la base de que esa persona no esté ni en la vida de ella ni en la mía", cuenta refiriéndose a Antonio David Flores.