rocioseguirviva / TWITTER

Rocío Carrasco desmonta a Antonio David Flores: esta firma es (de) 'la más grande'

Pruebas y más pruebas

Está claro que Rociito tiene 'papeles' para varias temporadas.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Rocío Carrasco lleva semanas captando nuestra atención con todo lo que va soltando sobre su ex, Antonio David Flores. Entre las muchas cosas que ha destapado Rociito esta vez, llama la atención la cantidad de pruebas documentales que aporta casi siempre que hace una acusación. Papeles, evidencias y hasta la firma de su madre, Rocío Jurado. Atiende que esto es serio.

El episodio que acaba de emitir Telecinco sobre la vida de Rocío Carrasco es el cuarto. Se centra en la supuesta manipulación mediática de Antonio David Flores a partir del momento en el que ella le pide el divorcio. La entrega de esta semana ha estado centrada en todo lo que pasó entre junio de 1999 y febrero de 2000. El relato de la hija de Rocío Jurado es muy preciso, con datos, grabaciones y papeles que demuestran lo que ella va contando. Su tesis es inequívoca: "Daba igual lo que tú hicieras, siempre iba a sacar un beneficio y a quedar de víctima", dijo Carrasco refiriéndose a Flores.

Según  ella, el malagueño pactaba con revistas y paparazzi. Vendía informaciones sobre sus propios hijos, y además se mostraba ante los medios como padre dedicado o marido abandonado. Dependía de la ocasión. Vamos, Rociito lo describe como si tuviese dos tipos de comportamiento: el de cara a la galería y el real, mucho más feo de lo que nos imaginábamos. Da cosita escucharla a ella, la verdad... Sus relatos son muchas veces sobrecogedores.

"Ese verano, él se pone en connivencia con un paparazzi, Pablo González, conocido como el Calvo", contó Rocío para explicar su teoría: "Entre los dos acuerdan hacer fotos con cada persona del sexo opuesto que se me acerca", esto para venderlas a la prensa diciendo que ella le había sido infiel.

El plan era que a Rocío Jurado se la viese como una mala madre y una pésima esposa. Y más allá de la opinión pública había, según la supuesta víctima, otro objetivo: "Pablo se llevaba el 30% y él el 70% de lo que sacaran del material con referencia a mí", explicó Rocío Jurado. Según la afectada se publicaron varias imágenes descontextualizadas, pero lo más fuerte ni siquiera es esto.

Aquél verano fue de lo más movido, y cuando terminan las altas temperaturas la familia al completo volvió a Madrid. Ella se trasladó a una casa cercana a la mansión de su progenitora, pero David siguió viviendo con la suegra, alegando que aquella era su residencia familiar. "Durante este tiempo hace la convivencia horrorosa y tremenda", explicó Carrasco antes de contar que su madre vivía asustada con la presencia de Antonio David. "No quería [Rocío Jurado] un escándalo y no era capaz de coger las maletas y ponerlo en la calle (...); "le temía como al demonio (...); no quería un escándalo y no era capaz de coger las maletas y ponerlo en la calle", añadió. El caso es que al final de un tiempo Rocío Jurado decidió echar a su exyerno de su casa. Lo hizo por carta, documento que Carrasco todavía conserva y que enseñó en dicho documental.

En el escrito se ve claramente como Jurado le pide a Antonio que se marchara de su casa, aprovechando que ella y Ortega Cano pasarían una larga temporada en el extranjero. La propiedad iba a quedar vacía porque hasta el servicio cogería vacaciones... ¿Y qué hizo Antonio David? Pues según Rocío Carrasco, llamar a la prensa para que toda España fuera testigo de aquél momento. El de tocar al timbre y que nadie le abriese la puerta...

Un último datito sobre las aclaraciones que hace Rocío Carrasco en el cuarto capítulo de su docuserie. De sus hermanos, los que han adoptado Rocío Jurado y Ortega Cano, Carrasco cuenta que han aterrizado en España porque ella [Rocío Carrasco] se dispuso a firmar un documento que la hacía responsable en caso de que los padres se muriesen. Vamos, que Gloria Camila y su hermano serían responsabilidad de Carrasco si algo les pasara a los progenitores. ¡Nadie lo sabía!