Robin Thicke se desmarca en el caso de plagio por 'Blurred Lines'

El cantante admite que iba bajo los efectos de las drogas y el alcohol.

Las ultimas informaciones que llegan sobre el posible caso de plagio del éxito de 2013 Blurred Lines, en el que participaron el cantante Pharrell Williams y Robin Thicke, acaba de dar un giro de 180º.

Thicke ha admitido que durante la composición y grabación de la canción iba siempre hasta arriba de Vicodina y alcohol, y que el cantante Pharrell es el verdadero creador de ésta. "Pharrell tenía ritmo y él escribió casi cada parte de la canción" y que cuando la canción alcanzó los número uno en las listas de medio mundo, Robin empezó a convencerse que realmente era suya porque necesitaba crédito, admitió en el juzgado de Los Ángeles dónde se está llevando el caso.

En declaraciones posteriores Thicke ha confirmado que durante la promo de la canción no dio una sola entrevista en estado de sobriedad.

Toda esta historia empezó cuando la familia de Marvin Gaye les acusó de plagio de la canción Got to Give it Up de 1977. Ambos cantantes han admitido que se inspiraron en ella para crear el éxito pero, con las recientes declaraciones del cantante estadounidense desmarcándose del tema, deja solo a su compañero Pharrell Williams con el tema del plagio.