GTRES

Ricky Martin responde a la polémica de su cambio de cara con más gestos que un emoji

Ha subido un vídeo en el que gesticula una media de 576987 veces por minuto

¿Botox a favor?

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Hace unos días comenzábamos la semana con polémica incluida gracias a la nueva cara de Ricky Martin, que se convertía en viral tras dar una entrevista en televisión. Y es que, pese a que cuando compartió su rutina de belleza dijo que sus secretos para lucha contra el paso del tiempo era beber mucha agua alcalina, que le ayudaba a proteger su voz, y usar hielo en la cara, no le ha debido de parecer suficiente, ya que recientemente ha pasado por las manos de su médico estético para darse unos cuantos pinchacitos de botox. Hasta aquí todo normal, si no fuera porque el resultado de este tratamiento estético ha dejado al cantante completamente irreconocible, convirtiéndole en carne de meme en Twitter.

Tras estudiar esas imágenes y la forma en la que movía la cara, el consenso general en las redes sociales es que el artista había pasado por quirófano o se le había ido la mano con el bótox. Por el momento, él no ha querido pronunciarse al respecto para confirmar o desmentir esa posibilidad, pero sí ha echado mano de sus Stories para compartir un vídeo grabado en un primerísimo plano en el que habla de su próxima gira de conciertos.

INSTAGRAM

Aunque tampoco luzca su barba habitual, en esta nueva grabación nos recuerda más al Ricky que se puso frente a las cámaras de Vogue el pasado mes de julio para hablar de su rutina de belleza y cuidados de la piel.

Además, también gesticula de una forma bastante exagerada, para conseguir que se le marquen las arrugas de la frente y las patas de gallo, lo que descartaría la posibilidad de que se haya congelado todos los músculos de la cara a golpe de bótox en un intento por mantenerse joven.

Viendo entonces que puede gesticular a la perfección, solo nos quedaría la opción de haber pasado por quirófano, o que los desayunos rarunos que toma le estén sentando regulín. Por si no lo recuerdas, él arranca cada mañana tomándose un chupito a base de limón, miel, cebolla roja y ajo con un toque de sal. Y aunque no es lo único que desayuna, nunca se salta este paso porque supone un chute de energía para su sistema inmunológico.

"Creo que es muy importante. Recordad que soy padre de cuatro hijos, y todo en mi vida sucede muy rápido", explicadó Ricky, que también acostumbra a levantarse a las cinco y media de la mañana o a las seis, como muy tarde, para meditar mientras sus pequeños aún duermen.