Renée Zellweger, harta del debate sobre su rostro

La actriz ha criticado fuertemente a los medios de comunicación a través de una carta abierta.

Renée Zellweger se ha cansado de aguantar comentarios sobre su cambio físico y ante el inminente estreno de la tercera parte de Bridget Jones el próximo 16 de septiembre, la actriz ha criticado el debate que se ha generado desde su aparición en público en el año 2014. Hace unos meses Renée anunció en una entrevista que volvería a la gran pantalla tras un tiempo de descanso y, ahora que se acerca el momento de volver a verla metida en el papel de Bridget, la actriz está en el punto de mira por si nos vuelve a dejar en estado de shock con algún cambio nuevo en su rostro.

Ante esto, la actriz estadounidense ha publicado una carta abierta enThe Huffington Post,"para defender las verdades de su vida". En ellaataca duramente a los medios de comunicación por cebarse con su imagen. "No es que sea asunto de nadie, pero no he tomado la decisión de alterar mi rostro y someterme a cirugía en mis ojos", afirma."Este hecho no le importa a nadie en realidad, pero que la sola posibilidad haya sido debatida entre periodistas y eltemase haya convertido en una conversación pública es un desconcertante retrato de la confusión mediática y lafijaciónde la sociedad por el físico".

Con esto Renée quiere defender el papel de la mujer como algo más que un cuerpo y ademáshacer una llamada de atención a la sociedad ya que se está generando un mensaje erróneo para los jóvenes quienes cada vez le dan más valor a la apariencia.

"La repetición en los medios online y las fuentes de noticias de estas historias humillantes, estos juicios mezquinos e informaciones falsas no es inofensiva", y afirma que todo esto"satura nuestra cultura, perpetúa una doble moraldesagradable, baja el nivel de discurso político y social, estandariza la crueldad como norma cultural e inunda a la gente con información que no importa".

Renée dice que We Can Do Better, y con estas mismas palabras ha titulado su escrito.

¡Muy bien dicho!