Steve Parsons / GTRES

La reina Isabel rechaza el premio 'Anciana del año' por ser muy joven

A sus 95 añazos

¡Esa es la actitud!

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

La Reina Isabel ha rechazado amablemente el premio 'Oldie del año', un premio otorgado a la anciana del año por la revista británica 'Oldie', por no considerarse de ningún modo una anciana. La monarca, a sus 95 años, sigue manteniendo una apretada agenda que incluye reuniones con líderes mundiales, días en las carreras y mucho más, por lo que ha decidido no aceptar el galardón a la vez que pedía a la revista Oldie que "encontraran un destinatario más digno" para el premio.

Esto, que parece una noticia de 'El Mundo Today', en realidad es totalmente verídico. En una carta publicada en el número de noviembre de la revista, el secretario privado adjunto de la Reina, Tom Laing-Baker, escribió: "Su Majestad cree que cada persona es tan vieja como se siente; como tal, la Reina no cree que cumpla los criterios pertinentes para poder aceptarlo y espera que ustedes encuentren un destinatario más digno".

GTRES

Gyles Brandreth -el presidente de los premios- había escrito al secretario privado de la Reina, Sir Edward Young, para preguntarle si aceptaría el premio, que celebra los logros de personas mayores que hacen contribuciones especiales a la vida pública.

La actriz Maureen Lipman -que es una de las juezas del premio- sugirió a la monarca británica como homenajeada debido a su trabajo durante la pandemia, y en reconocimiento a su Jubileo de Platino en 2022, que supondrá sus 75 años en el trono. Brandreth calificó la respuesta de "encantadora", y añadió: "Quizá en el futuro volvamos a sondear a Su Majestad".

El difunto marido de la Reina, el príncipe Felipe, aceptó el premio al anciano del año en 2011 al celebrar su 90º cumpleaños. En una carta de entonces, bromeó: "No hay nada mejor para la moral que recordar que los años pasan -cada vez más deprisa- y que los trozos empiezan a caer del marco antiguo. Pero es agradable que se nos recuerde".

Imaginamos que aunque no haya aceptado el premio, lo habrá celebrado por todo lo alto, pero eso sí, sin gotita de alcohol. Y es que, la matriarca de la familia real inglesa ha renunciado a las bebidas alcohólicas por consejo de sus médicos. Aunque goza de buena salud física, a la reina, que ha sido vista usando un bastón en los últimos días, se le ha aconsejado que renuncie a su martini nocturno mientras se prepara para uno de los períodos más importantes de su reinado, según ha publicado 'Vanity Fair'.