Alastair Grant / GTRES

La Reina Isabel II y su sencillito funeral que lleva preparando añísimos

Todo Reino Unido preocupado

La Reina Isabel II preocupa por su estado de salud y se filtra el protocolo de su funeral.

PABLO GONZÁLEZ | CUORE.ES -

Adelantarnos al futuro es una cosa que nos encanta y si ya forma parte del futuro de la realeza, nos flipa. Entre las noticias de última hora, tenemos un salseito que te va a interesar. ¿Cómo te quedas si te contamos el futuro funeral de la Reina Isabel II? Pues 'moñeca', igual que nosotras, así que siéntate y empápate bien, porque tiene tela el asunto.

Cómo te contábamos, la realeza está preparando ya con antelación el posible funeral de la Reina Isabel II de Reino Unido, y es que estas alarmas han saltado por su ausencia al último acto al que debería haber acudido, pero la salud es lo primero.

No es la primera vez que la Reina se ha ausentado en eventos y homenajes y es algo que preocupa a la población británica. El último fue el homenaje a las víctimas de la I Guerra Mundial, el 'Remembrance Sunday', que se quedó sin Isabel II por los fuertes dolores de espalda que estaba sufriendo, pero fue su hijo, el príncipe Carlos, quien acudió por ella. El príncipe ya había llamado a su madre antes de viajar a Jordania para asegurarse de su estado de salud. ¡Y menos mal!

Muchos son los que hablan ya de la necesidad de que la Reina ceda el trono ya a su hijo, pero hasta el momento esto no ha ocurrido. Lo que sí sabemos es que el funeral de la actual Reina está listo desde el año 1960. ¡Toma ya, ahí la llevas! ¿Que no es fuerte? No damos crédito.

Todo esta situación ha montado entre la ciudadanía un jaleo de cuidado, y las repetidas ausencias de la Reina por motivos de salud alarman a todos. De esta manera, se ha filtrado la actuación que podría tener lugar el día en el que Isabel II fallezca. ¡Fuerte es poco!

Así sucedería: es su hijo Carlos, el príncipe, quien debe dar la noticia del fallecimiento, cancelando automáticamente programas de televisión de carácter humorístico. El cuerpo de la Reina será trasladado a Buckingham Palace y allí permanecerá durante 9 días, recibiendo visitas de todo aquel que lo desee. Honestamente, nos parecen muchos días pero ellos verán cómo resuelven las cuestiones prácticas.

Posteriormente, el cuerpo será trasladado a la 'Abadía de Westminster' donde tendrá lugar el funeral de Estado, terminando en el 'Castillo de Windsor' donde permanecerá enterrado su cuerpo. A todo esta actuación se le llama con un código (ya no tan) secreto: 'la operación Puente de Londres'.

En resumidas cuentas, un funeral de lo más sencillo y nada ostentoso, y así nos hemos quedado... Flipadas.