GETTY

¿Qué fue de Raquel del Rosario tras el fin de El sueño de Morfeo?

La cantante vive en Los Ángeles junto a su pareja y sus dos hijos.

CUORE.ES -

Los años 2000. Eran tiempos de cambio de siglo y novedad. Desde la moda hasta el sonido de la música o el color del cine, la cultura en general había mutado a otra cosa bien diferente a la había demostrado ser en los 90 y lo hizo gracias a artistas y grupos que quisieron darle una nueva perspectiva al arte 'made in Spain'.

Entre esos músicos que optaron por la innovación o lo que ahora reconocemos como fusión se encontraba El sueño de Morfeo, un grupo de pop rock que nació en Asturias compuesto por Raquel del Rosario, Juan Luis Suárez y David Feito. Los tres lograron en las emisoras de todo el país sonaran canciones como 'Esta soy yo', 'Nunca volverá' o 'Si no estás', que se convirtieron en éxitos que casi por obligación nos aprendíamos de tanto escucharlas.

Al poco de lanzar estos temas, conocimos la noticia del "sí, quiero" de la cantante y Fernando Alonso, tras un noviazgo que había comenzado en 2005. La boda con el piloto de Fórmula 1 tuvo lugar en 2006 y la ceremonia fue muy discreta, mismo adjetivo con el que se podría definir su relación hasta 2011, cuando la pareja decidió separarse.

Años más tarde supimos que el grupo había sido elegido para representar a España en Eurovisión, festival en el que se subieron al escenario  para interpretar 'Contigo hasta el final'. Con el objetivo de romper tradiciones y retar a las supersticiones, la cantante se presentó vestida de color amarillo y descalza, al igual que lo hizo Remedios Amaya en 1982, año en el que nuestro país quedó último. Ocurrió en 2013 y, de nuevo, volvimos a quedar entre los últimos puestos.

Después de este traspiés, la banda anunció que necesitaba tomarse un descanso hasta inicios del año siguiente pero, en 2014, emprendieron caminos separados. Raquel del Rosario, de quien hemos tenido más noticias durante estos años, se mudó a Estados Unidos. En concreto, a Los Ángeles, donde vive felizmente junto a su esposo, Pedro Castro, y sus dos hijos.

El padre de los pequeños es director de fotografía, a quien conoció filmando algunos de los videoclips de El sueño de Morfeo y que también ha trabajado con otros artistas internacionales, como Julio Iglesias, Maná, Natasha Bedingfield, Shakira o el marido de a actriz australiana Nicole Kidman, el cantante de country Keith Urban.

Los hijos de la pareja se llaman Leo y Mael. El primero nació en 2014 y, según reveló la cantante en septiembre de 2019 en su blog personal 'Planeta particular' tiene trastorno del espectro autista (TEA). "Leo no dijo ni una palabra hasta casi los cuatro años. Sí, ese primer 'mami' se hizo mucho de rogar. Desde los dos años supe que era diferente", escribió con gran sinceridad en un 'post' que tituló 'El niño hada'.

A pesar de haber reconocido en varias ocasiones que encuentra muchas dificutades para poder comunicarse con él, ha contado que le han puesto en manos de los mejores especialistas y que está feliz de que se entienda con su hermano pequeño, Mael. "Son un regalo el uno para el otro. Leo le llama 'baby' en vez de por su nombre, juegan y se pelean como cualquier hermano. Cuando se reencuentran en la puerta del colegio cada día, se abrazan y dan saltos de alegría, como si llevaran meses sin verse", añadió en este espacio personal.

Si hay algo a destacar de Raquel, aparte de su poderosa voz, es que es una mujer que no tiene ningún reparo para hablar con sinceridad sobre lo que le ocurre y le preocupa. Por eso, le gusta compartir con sus 'followers' cómo es su día a día con este problema. Ese acto de honestidad también lo vimos hace muy poco, el pasado mes de septiembre, cuando reconoció ante sus seguidores que se había operado del pecho.

"Me siento más yo que nunca. Recuerda que los pechos solo tienen una función natural en nuestro cuerpo, que es la de amamantar. El resto es un invento nuestro. Eres perfecta", dijo tras extraerse los implantes 13 años después de la operación, sin la intención de juzgar a nadie y enfatizando en que cada uno es libre de hacer lo que desee con su imagen.

Lo último que supimos de ella ha sido una noticia que prácticamente ha dado la vuelta al mundo y que ha tenido como protagonista al pequeño Mael, de cinco años. La cantante subió a su cuenta de Instagram una sorprendente imagen del niño con unas terribles cicatrices que le había producido un puma cuando le atacó. Fue ella misma quien le salvó de sus garras a puñetazos en unos hechos que podrían haber tenido un trágico final.

Lo cierto es que, a pesar de haber abandonado la música (aunque no por completo, ya que durante la pandemia llegó a hacer algún vídeo para amenizar el confinamiento), Raquel del Rosario está feliz junto a su familia lejos, muy lejos de aquí.

Este cambio, al fin y al cabo, ha sido realmente favorecedor para la canaria y no nos podemos alegrar más de que esto haya sido así.