GEN / GTRES

Los problemas de peso de David Bustamante

Habla de la frustración que le produce.

CUORE.ES -

Desde que consolidara su bonita relación sentimental con la bailarina Yana Olina, con quien inició su romance poco después de que se materializara su separación de la actriz Paula Echevarría, el cantante David Bustamante (38) se ha destacado, entre otras cosas, por los altos niveles de afición y disciplina que marcan su vínculo con la actividad deportiva. Sin ir más lejos, hace solo unos días el cántabro aparecía en Instagram durante una intensa jornada de pesas, levantando incluso a su amada como si de un accesorio deportivo se tratara.

Antes de que llegara a nuestras vidas la disruptiva pandemia del coronavirus, el que fuera finalista de 'Operación Triunfo' también se dejó ver en la esfera virtual tras una exigente jornada de ciclismo en el campo o relajándose después de varias horas corriendo, junto a su chica, desde su domicilio a las afueras de Madrid hasta el mismo centro de la capital. Está claro que Bustamante es un amante del deporte y que, a nivel físico, se encuentra en un momento sensacional.

Pero no siempre es así, como ha confesado el propio artista a su paso por el programa 'El Show de Bertín', de la cadena andaluza Canal Sur. Y es que Bustamante ha atravesado períodos en los que su peso se encontraba claramente por encima de la marca ideal y, por tanto, ha tenido que redoblar su esfuerzos para mantenerlo a raya. El artista ha admitido, en ese sentido, que se encuentra algo "cansado" a causa de un metabolismo que le provoca tantos altibajos y que, asimismo, suscita demasiados comentarios en las redes sociales.

"Ha sido una lucha muy dura, todos tenemos espejos en nuestras casas. Me tiene bastante cansado", ha explicado sobre la atención mediática que suele recibir este aspecto tan personal de su vida. En cualquier caso, el vocalista tampoco tiene demasiado reparo a la hora de ahondar en el vínculo algo conflictivo que solía tener con la comida. "Tenía una mala relación con la comida, la usaba como premio y luego me castigaba por comerla", ha indicado. "En la cuarentena engordé ocho kilos, me dio por cocinar y se me daba bien", ha apostillado, por otro lado, con cierta satisfacción.