Paul Grover / GTRES

Harry y Guillermo falsificaron la firma de la reina: ¡para pedir pizza!

Típico de niños, aunque sean príncipes

Falsificar la firma de tus cuidadores no tiene peligro, salvo si se trata de la reina de Inglaterra.

CUORE.ES -

El príncipe Guillermo y el Príncipe Harry (37) de Inglaterra (sí, a uno lo llamamos en español traducido y otro en inglés, pero nosotras no ponemos las normas, solo queremos ser más flexibles que la RAE) no dudaban en sacar a relucir todo su ingenio y dar rienda suelta a sus travesuras para intentar salirse con la suya durante sus años de la infancia. Tanto es así, que en una ocasión llegaron a falsificar incluso una nota procedente de su regia abuela, Isabel II, para intentar engañar al entonces chef principal de palacio, Darren McGrady, y conseguir así que les sirviera pizza para cenar, así como otras delicias que solían tener ligeramente restringidas.

Como ha revelado el propio McGrady, quien trabajó durante muchos años para el clan Windsor, en el nuevo documental 'Secrets of the Royal Kitchen', en realidad lo que llegó a sus manos esa vez fue una hoja firmada por la niñera de los príncipes que hacía alusión al permiso especial que estos habrían recibido de la reina para que, en lugar de cenar lo que el cocinero ya estaba preparando en sus fogones, pudieran hacer una excepción a la regla para disfrutar de una noche de pizzas. Según McGrady, el engaño de los hermanos (que no partieron peras hasta bien entrados en la madurez) estuvo tan bien urdido, que solo logró adivinar lo que ocurría gracias a la escritura excesivamente "juvenil" de la breve carta.

Según explica, entre risas, el cocinero, la niñera de los príncipes había pedido que ese día se les hiciese pollo asado con muchas verduras de acompañamiento: "Supongo que lo debieron ver y no les apetecía." Así que decidieron probar suerte: "Cuando llegué esa tarde había una nota en mi mesa y decía: "Darren, por favor, dale a los chicos pizza en su cena de esta noche. Firmado: Jess." La miré y pensé: "¿Por qué esto parece escrito por un niño de cinco años? Así que me di cuenta de quién la había escrito." ¿Resultado? "Acabaron cenando pollo asado. Yo tenía miedo de la niñera."

Durante el programa, Darren McGrady también ha defendido la variedad que caracterizaba a sus menús semanales para los entonces niños, así como la flexibilidad que permitía a estos disfrutar ocasionalmente de platos calóricos pero claramente sabrosos. Entre los productos favoritos de  Guillermo y Harry se encontraban sus pasteles de carne, el pudding o el toffee: tres esenciales de la cocina británica, pero "siempre me pedían hamburguesas," explica el chef en el documental.