GTRES

El peligroso susto de Carla Barber en su nuevo palacete: ¿7 años de mala suerte?

Todos están bien

La médica estética ha compartido las imágenes del techo derrumbado en su casa

CUORE.ES -

Actualmente, Carla Barber está feliz por infinidad de motivos, pro hay dos que sabemos que le hacen especial ilusión. El primero de ellos es el bebé que está esperando, que sería su segundo hijo después de haber dado a luz a Bastian, y que del que hace unos días supo su sexo. Debemos comentar que su 'gender reveal' fue el típico de todas las 'influencers', lleno de globos y de confeti, pero distó del resto porque aprovechó la ocasión para celebrar el mismo día el bautizo de su primogénito.

Por otro lado, la médica estética no puede estar más contenta debido a su recién estrenado hogar, un palacete situado en la zona norte de Madrid, construido en 1963 y que ha reformado para darle su toque más personal. Se trata de una mansión situada en La Florida, una lujosa urbanización en la que no faltan otros edificios igual de sorprendentes y de caros. Según se supo entonces, tiene unas dimensiones que superan los 800 metros cuadrados, así que intuimos que está más ancha que larga en su nuevo nidito de amor.

INSTAGRAM

Al lujo y la espectacularidad de este edificio ahora debemos sumar un nuevo incidente que ha compartido la 'influencer' y que ha puesto patas arriba la posible tranquilidad de la que estaría disfrutando en su casa. Al parecer, se ha desprendido el techo del baño, que es de cristal y que se habría roto en pedazos al derrumbarse. Debido a la peligrosidad del asunto, ya que este material actúa como un cuchillo, Carla ha dado las gracias al cielo porque no hubiese nadie allí dentro en el momento del incidente.

"Estamos bien. Menos mal que no había nadie en el baño", ha comentado la expareja de Diego Matamoros, que ha explicado un poco más lo que estaba sucediendo en su casa en el momento en el que el techo cedió. "Está todo el mundo alucinando con lo del espejo del baño. Nos llega a coger alguno o yo con el peque... Estamos bien y gracias a Dios no ha sido nada más que un susto", ha dicho, a la vez que otra voz de fondo, que podría ser su madre, comentaba que ese día había mucha gente en la casa.

"Se escuchó un ruido de un cristal y resulta que se había caído todo el espejo de golpe", ha matizado, mientras que su padre se ha quejado de que eso había ocurrido por una imprudencia de la construcción. "¿A quién se le ocurre pegarlo encima de la pintura?", ha comentado. Lo cierto es que sea Dios o quien esté allí arriba, les ha venido a ver...