GTRES

Paz Padilla nos da una sorpresilla con la identidad de su nuevo amigo

El crossover más loco

La humorista ha pasado unos días en playa con un gran amigo.

PABLO GONZÁLEZ | CUORE.ES -

El sonado despido de Paz Padilla de Mediaset causó un revuelo del bueno pero parece que a la humorista no le ha perjudicado mucho y es que la andaluza tiene trabajo de sobra. Entre su nuevo libro, su obra de teatro de 'El humor de mi vida' y los negocios con su hija, en concreto la marca de ropa que han creado, Paz está a tope con sus cosillas, incluso haciendo alguna aparición en televisión, como en RTVE en 'La noche D'. Pero tenemos que hablar de su círculo más cercano y de un amigo en concreto. 

Así, Paz Padilla ha decidido tomarse un respiro y es que todos necesitamos unas vacaciones que nos hagan desconectar de todo. Justamente, esto es lo que la que fue presentadora de 'Sálvame' ha querido hacer con uno de sus amigos y así lo ha revelado en exclusiva la revista 'Diez Minutos'.

Unas imágenes han revelado el viaje de la humorista a su tierra natal, Cádiz, donde ha podido reencontrarse con toda su familia. La cosa es que la Padilla no se ha ido sola y ha querido llevarse a un hombre, justamente el que aparece con ella en sus fotos más playeras. 

La identidad de esta persona corresponde con uno de sus amigos más personales e íntimos, Xoan Viqueira, quien fue pareja del que fue su director en el programa de Mediaset, David Valldeperas

Parece que ambos se lo han pasado a las mil maravillas en esta pequeña escapada y es que han ido muy bien equipados para tomar un poquito el sol y divertirse en la playa. Además, han tenido su contacto con la fauna del lugar y si no que se lo digan a la vaca que les dio un sustito. La pareja vio al animal tumbado y a su aire, disfrutando del paraje y tomando unos cuantos rayos de sol, cuando decidieron acercarse a tomarle unas cuantas fotitos. 

Esta vaca playera no quería compañía y así se lo hizo saber a la humorista y su amigo, levantándose como un rayo y asustando a la pareja de amigos que se fundió en carcajadas. ¡Vaya tela!