Janet Gough / GTRES

Paris Hilton dice que se fía más de sus fans que de amigos y familiares

Quien tiene un follower tiene un tesoro.

CUORE.ES -

Hace más de quince años que la entonces rica heredera Paris Hilton (40) popularizó y elevó a la categoría de arte un tipo de carrera muy concreta en el mundo del entretenimiento que hoy en día conocemos como "el hecho de ser famosa por ser famosa". Desde entonces, y de puertas afuera, la empresaria y DJ ha llevado una vida repleta de lujos y viajes en jet privado a lo largo del mundo que ha encontrado en Instagram la plataforma perfecta para presumir de su estatus privilegiado y, de paso, rentabilizarlo a base de anuncios y colaboraciones.

Sin embargo, en un nuevo documental titulado 'The American Meme' que en breve se presentará en el Festival de Cine de Tribeca (Nueva York), Paris se sincera acerca de los aspectos más oscuros de ese tipo de vida y por qué las redes sociales se han convertido en una especie de tabla de salvación para ella, al ofrecerle una ventana por la que asomarse al día a día más normal de sus seguidores y un medio para conectar de forma personal con ellos.

"Viajo constantemente; me paso 250 días al año en un avión, moviéndome de un país a otro, y a veces puedo llegar a sentirme muy sola", explica con semblante serio frente a la cámara en uno de los adelantos del filme que ya han visto la luz. "Quiero a mis fans tanto como ellos me quieren a mí. Me siento más unida a ellos que a la mayor parte de la gente que conozco; son como mi familia. Mis padres piensan que estoy loca, no entienden por qué les dejo entrar tanto en mi intimidad, o por qué les doy mi número de teléfono o les invito a quedarse en mi casa. Siempre me preguntan qué se me pasa por la cabeza cuando hago esas cosas".

Gracias a la interacción directa que puede mantener con sus fans en internet, Paris ha acabado por considerarles más dignos de su confianza que muchos de los allegados que sabe que se acercan a ella en busca solo de un beneficio personal.

"He pasado por muchas cosas en esta vida y lo cierto es que no confío en las personas. Me he acabado acostumbrando a que me traicionen y me la jueguen, pero con mis fans no me siento así. No pasa un solo día sin que intercambie mensajes o hable por FaceTime con mis 'pequeños Hilton'. Con ellos puedo ser yo misma: sé que no me juzgan y que no están tratando de aprovecharse de mí. Sencillamente me quieren, de verdad", asegura Paris, que considera que a cambio ella también ejerce una influencia positiva sobre sus millones de seguidores.

"Ellos me dicen que ver cómo yo he superado tantas cosas les ha ayudado a ser más fuertes. Intento estar siempre ahí para ellos y hacerles ver que es maravilloso que sean ellos mismos"