KMJ / GTRES

Pablo Puyol y su mujer, deportados en plena luna de miel en México

Menudo sustaco

La pareja empezaba su matrimonio... Malamente.

CUORE.ES -

Pablo Puyol se casó el pasado mes de julio de 2022 con Beatriz Mur. Hasta ahí todo normal. Pero lo problemas empezaron cuando la pareja decidía disfrutar de su primer viaje como casados en un lugar que él conoce bastante bien: México. Sin embargo, la experiencia no fue como esperaba ya que terminaron deportados a España.

El actor, que saltó a la fama dando vida al personaje de Pedro en la serie 'Un paso adelante', estuvo viviendo en este país durante varios meses por motivos profesionales y tenía muchas ganas de volver a visitarlo con su mujer. Para su sorpresa, cuando aterrizaron en el aeropuerto no se le permitió la entrada y poco después las autoridades procedieron a deportarle acusado de falsificar documentos oficiales para obtener un permiso de trabajo hace cinco años.

"Nos tuvieron allí unas horas, me interrogaron y nos pusieron en un avión de vuelta", ha explicado en una entrevista a '¡Hola!'. Pablo ha querido aclarar que todo se debió a un fallo en el visado del que había disfrutado en su momento y que él no cometió ningún delito. "Es que no tuve ningún problema, no había ningún delito ni nada parecido, simplemente, había un fallo en el visado de trabajo que obtuve hace años para trabajar en México", cuenta.

Su intención es solucionar el malentendido lo antes posible, aunque reconoce que se le han quitado las ganas de regresar a México porque lo ocurrido arruinó su luna de miel y le hizo perder todo el dinero de las reservas. "Además de tener la conciencia tranquila, no es nada grave, lo único que fue muy desagradable y horroroso porque perdimos los gastos de todo y hubo que rearmar una luna de miel", explica Pablo.

Lo peor de todo la experiencia para él fue que Beatriz Mur recibió un trato que no considera nada justo solo por ser su acompañante, y no descarta emprender acciones legales. "Sobre todo por cómo trataron a mi chica, porque contra ella no tenían nada, solo contra mí, y la aislaron y la incomunicaron igualmente. Ella sí podía haber entrado, pero, al venir conmigo, la trataron como si fuese una delincuente".