Photopress PR / Splash News

Pablo Alborán enseña en Instagram sus discretitos calzoncillos de la suerte

Pablo, tú y solamente tú podrías hacer algo así 

Esto no es 'tabú' para él.

CUORE.ES -

El cantante Pablo Alborán (32) ha dejado a muchos de sus fans boquiabiertos (y a nosotras flipándolo mucho) al desvelar, a su paso por el programa de televisión 'El Hormiguero', algunas de las muchas ocurrencias y manías que tiene por ser supersticioso, no lo siguiente. La última tiene que ver con sus calzoncillos. Sí, como lees. 

Por ejemplo, y a fin de romper su mala racha en los Premios Grammy Latinos y hacerse de una vez por todas con el prestigioso gramófono dorado, el cantante no dudó en comprarse unos calzoncillos muy llamativos, en cuyo estampado destacaba la figura de un halcón. 

Como ha explicado durante su entrevista en el 'late night' de la televisión española, en los meses anteriores a la gala tuvo una serie de surrealistas experiencias con un águila y no tardó en interpretarlas como una especie de premonición. Ay Pablo… 

"Este año me obsesioné con que las águilas y los halcones me perseguían. Y un día, mientras estaba ensayando en mi casa, escuché un ruido muy grande en mi habitación. Entonces abrí la puerta y me encontré un águila en mi cama. Me tenías que ver a mí con una fregona para que se asustara, porque no sabía qué hacer y empezó a volar hasta que salió", ha relatado el artista antes de añadir que, unos meses más tarde, tuvo que lidiar con otro par de aves que se colaron en su vivienda. Pablo, la verdad que esto es un poco surrealista. 

No se sabe muy bien por qué su respuesta a esa señal del destino fue adquirir semejante pieza de ropa interior (un poquito hortera, no nos vamos a engañar, Pablo), que además no contenía águila alguna, pero lo cierto es que la estrategia no le funcionó. 

pabloalboran / INSTAGRAM

"Me puse los calzoncillos de halcón y pensé: 'Este año me dan el Grammy'. Pero no me lo dieron, así que mandé a tomar por saco los calzoncillos", ha bromeado para rematar la anécdota.

Curiosamente, esa última afirmación no es del todo cierta. Quizá no ha vuelto a ponerse esos coloridos boxers, pero tampoco los ha tirado a la basura. De hecho, Pablo ha querido enseñar su particular diseño a todos sus fans de Instagram, en una 'story' que está causando furor entre la amplia base de fans del artista malagueño. "No pueden ser más elegantes, finos y discretos. Aquí la prueba...", ha bromeado junto a una foto de los mismos.

Pablo, si los vendieras seguro que te harías de oro.