GTRES

Ona Carbonell celebra un solitario cumple a distancia de su hijo en los JJOO

Kai cumple un añito

No se pudo llevar al bebé a Tokio a pesar de ser lactante.

CUORE.ES -

La nadadora Ona Carbonell ya lamentó en su momento que las restricciones ligadas a la pandemia del coronavirus le prohibieran viajar a los Juegos Olímpicos de Tokio con su hijo Kai, quien además ha cumplido en este momento su primer año de vida. La deportista catalana acató la decisión de la organización a pesar de que señaló públicamente que no compartía la medida, excesivamente dura, en su opinión, con las madres de niños lactantes o muy pequeños.

Sin embargo, la capitana del equipo de natación sincronizada ha sonreído (aunque intuimos que con muchísima nostalgia, lógicamente) gracias a la celebración virtual que pudieron hacer su bebé y ella en la distancia: 'juntos' pudieron incluso soplar una vela de cumpleaños. Eso sí, con pastelitos a un lado y otro del teléfono y del mundo: Ona tenía el suyo encima de su cama y tuvo que apagar ella la vela.

"¡Muchísimas felicidades, Kai! Tu primer añito … ¡Qué maravillosa es la vida! Hace un año estaba en una sala de partos y ahora estoy en mis terceros Juegos Olímpicos en Tokio. Estamos separados pero te tengo presente en todo momento, y hoy soplamos juntos a pesar de la distancia", ha publicado en su cuenta de Instagram. Un mensaje positivo y lleno de amor que nos deja otra vez con la sensación de que los atletas olímpicos hacen grandes sacrificios en lo que respecta a su vida personal para que su carrera deportiva llegue a lo más alto.
 

"Disfrutando al máximo de poder representar a mi país por tercera vez en los Juegos Olímpicos. Mañana comenzamos con dúo y competimos por equipos los próximos 6 y 7 de agosto", escribía Ona un día antes para informar a sus seguidores sobre el campeonato de competición. Le mandamos toda nuestra fuerza porque al estrés de la competición este año se suman las restricciones por la pandemia, que están minando la moral de todos los participantes y más en el caso de Ona, que además ha tenido que separarse de su bebé cuando hubiese preferido que viajase con ella.