Telecinco

El dúo Olga Moreno y Rocío Flores llega a su fin: por qué no se hablan

¿Se les rompió el amor?

La familia cada vez se desmorona un poco más y ahora es Olga Moreno y Rocío Flores las que ponen fin a lo suyo.

PABLO GONZÁLEZ | CUORE.ES -

El drama de la familia Flores-Moreno no tiene final y es que pase lo que pase siempre hay algo que venimos a comentarte. Justo esto es lo que ha pasado... Tras los últimos acontecimientos vividos, ahora se ha conocido que la relación entre dos personas de la familia se ha roto finalmente. Seguro que puedes imaginarte de quien se trata... Tampoco hace falta pensar mucho en quien puede ser la que haya puesto trabas y problemas en las relaciones. Efectivamente, hablamos de Rocío Flores (25) y la que ha convivido con ella durante muchos años, Olga Moreno.

Tras conocer la infidelidad de Antonio David Flores (47) y su hasta luego a Olga Moreno para iniciar una relación con la periodista de raza o al menos, como ella se califica, Marta Riesco, Olga Moreno ha optado por apartarse de todo e intentar seguir con su vida hacia delante.

La introducción de Marta Riesco en toda esta historia ha sido como un huracán, ya que esta ha tenido palabras para todos, tanto para la que fue su compañera en 'El programa de AR', Rocío Flores, como para Olga Moreno... Y sin olvidar a Rocío Carrasco (45).

La última de esta, fue una de sus mejores invenciones e historias surrealistas, la supuesta llamada de la hija de Rocío Jurado para ofrecerle trabajo en el concierto homenaje que se iba a celebrar en Sevilla... ¿Realmente alguien se cree que Marta Riesco iba a cantar 'No tengas miedo' en homenaje a la más grande? 

Lo dicho, la cosa está tensita en la familia y tras la aparición de la hija de AD en los platós de Mediaset, en calidad de colaboradora en el 'reality' de supervivencia que ganó su madrastra, los rumores se han disparado hasta tal punto que, ya son muchos los que afirman rotundamente que.... ¡La relación entre ambas se ha roto!

Rocío y Olga guardan silencio pero ya son muchos los que comentan que intentan no coincidir en muchos lugares... ¡Ay madre, esto es un no parar!