GTRES

Sin rizos y con canas: así es ahora Nina de OT, la 'coach' de los primeros triunfitos

Su reaparición en la televisión ha causado sensación (y ya está, suficientes rimas por hoy)

CUORE.ES -

Hubo una vez, muuuuchos años antes de que Meryl Streep cambiara el mono vaquero por unos pantalones de campana y "brilli-brilli" para cantar 'Dancing Queen', que tuvimos nuestra propia Donna Sheridan en los teatros de España. Su nombre completo era Anna Maria Agustí Flores, más conocida como Nina, que hizo de las canciones de ABBA una nueva forma de consumir cultura en nuestro país.

Porque antes de que 'El Rey León' se posara en el Teatro Lope de Vega y no se moviera desde entonces, en España ya se respiraba un gran interés por los musicales y eso fue, en parte, gracias a Nina. La primera directora de la Academia de 'Operación Triunfo' era casi una celebridad y obtuvo el reconocimiento del público gracias a su voz, su presencia y su imagen.

Allá donde había rizos color azabache y una enorme sonrisa se encontraba la cantante, que enseñó el arte de aprovechar una buena voz a artistas como Rosa López, David Bustamante o Chenoa y lo hizo con mucho empeño y una dedicación absoluta. El programa tuvo tanto éxito, en parte gracias a su trabajo, que la cantante tuvo que abandonar España tras la primera edición de 'Operación Triunfo'.

Y es que como el primero no ha vuelto a haber ninguno. Por su parte, Nina viajó a la India para desprenderse de esa popularidad que le había acompañado durante esos meses y cambió de vida. Desde entonces, han sido pocas las veces en las que la hemos vuelto a ver en la televisión, la mayoría de ellas con motivo de los especiales que prepara TVE para recordar a la generación de 'La música es tu voz'.

La más reciente ha sido en el rato que ha compartido con la extriunfita Gisela en el espacio 'Cafè d'idees' que emite Televisión Española. Con ella ha recordado viejos tiempos y ha incidido en qué supuso para ella ese momento junto a los 16 alumnos que años más tarde ocuparon las listas de éxitos de todo el país. A pesar de la nostalgia natural con la que hemos recordado estos momentos, lo que más nos ha llamado la atención ha sido su aspecto.

La cantante se ha presentado con canas y el pelo muy corto, ni rastro de sus famosos rizos negros que en alguna ocaisón bailaron en los ensayos de Rosa López y compañía. El hecho de que se haya mostrado tal y como es no ha hecho sino recordarnos que Nina no es solo una de las mejores profesoras que ha pisado la Academia... ¡sino uno de nuestros referentes televisivos a todos los niveles!... Y no únicamente en lo que se refiere al estilismo.

Con motivo del 20 aniversario de la primera emisión del programa, la cantante ha publicado una carta en la que se refiere a cómo fue su experiencia en este momento de la historia. "OT ofrecía a estos jóvenes talentos una oportunidad de esas que pasan una vez o ninguna en la vida. Las discográficas tenían los cajones llenos de maquetas de jóvenes artistas que, con la legítima ambición, deseaban ocupar un lugar en la industria de la música", ha contado en este blog personal.

"Algunas de esas maquetas olvidadas en cajones de los despachos de quiénes decidían qué era comercial y qué no, pertenecían precisamente a concursantes de aquel primer OT. Fue gracioso presenciar providenciales encuentros entre algún "triunfito" que, antes de serlo, había sido rechazado por el mismo director artístico que lo alababa", ha añadido. A sus pies...