@mileycyrus / INSTAGRAM

Miley Cyrus vuelve al tema con Liam Hemsworth: se casaron por una razón y no por amor

Un motivo de peso.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

No es la primera vez que lo hace y seguramente no sea la última. Cada cuanto tiempo Miley Cyrus (28) vuelve a tocar el tema de su divorcio, algo entendible teniendo en cuenta el amor que la unía al guapísimo actor australiano Liam Hemsworth (31). Se dieron el 'sí, quiero' en diciembre de 2018, aunque la ruptura no tardó mucho en llegar: tan solo ocho meses después del enlace.

Y cómo es que a Miley le ha dado por volver a tocar el tema, te estarás preguntando. Pues mira. Sucede que acudió como invitada al programa 'The Howard Stern Show', y claro, allí empezaron a tirar del hilo (para que luego se hable de 'Sálvame'). Lo que contó la ex Hannah Montana fue muy pero que muy impactante, no te vayas.

Si hace meses la cantante hablaba de unas supuestas adiciones y de alguna inestabilidad emocional por parte del actor que podrían haber contribuido al fin de la relación, esta vez parece que Cyrus quiso centrarse un poco más en ella. Dijo, entre muchas cosas, que la boda fue una especie de consecuencia de lo que les había pasado. Se refería al incendio que sufrió la residencia que tenía la pareja en Malibú, del que no han podido salvar ni una sola silla.

"Simplemente me agarré a lo que me quedaba de aquella casa, que éramos él y yo", confesó Miley. Vamos, que se casaron porque llevaban años prometidos pero que no sabían muy bien qué estaban haciendo.

"Estuvimos juntos desde los 16", empieza por explicar la de 'Wrecking Ball'. "Nuestra casa se quemó, habíamos estado comprometidos, no sé si realmente pensamos que nos casaríamos, pero cuando perdimos nuestra casa en Malibú... Que si escuchas mi voz antes y después del incendio verás que ha cambiado por el trauma. Y yo me encontraba en Sudáfrica, así que no pude volver a casa, y mis animales estaban atados a un poste en la playa. Lo perdí todo. Tenía fotos de Elvis hechas en primera fila de un concierto, eran de mi abuela. Siempre me he hecho amiga de las abuelas de mis amigos para poder obtener los productos de los artistas que me gustan", ha contado Miley.

Y claro, al quedarse sin nada... Le entró una especie de fragilidad emocional que la llevó a aferrarse a lo único que le quedaba de aquella casa, de aquella fase de su vida: Liam. 

Pese a que el matrimonio está ya más roto que la paz en Cantora, Miley jura y perjura que a su ex lo sigue queriendo: "Le amaba mucho, mucho, y todavía lo amo, siempre lo haré", remató dejándonos a todos con un nudo en la garganta.

Pero ya sabes que el amor a veces no es suficiente y según ella había demasiados conflictos en la relación. Seguir juntos se les hizo muy cuesta arriba: "Cuando llego a casa, quiero que alguien me abrace; no me divierto con el drama de las peleas", confesó dejando clarísimo que los últimos tiempos de matrimonio fueron duros.