GTRES

Meg Ryan cumple 60 años y... 'Tienes un e-mail' de invitación

La reina de las comedias románticas de los años 90/2000

Es suyo el orgasmo más famoso del cine.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Hay actrices que marcan generaciones, épocas y hasta décadas, y Meg Ryan es una de ellas. Las comedias románticas en las que ha participado son clásicos, por lo que sus 60 años de edad son un supermotivo de celebración. Y también una gran oportunidad para repasar su carrera, te la contamos.

Lo primero, decirte que son muchas las actrices de primera línea que se alejan de Hollywood una vez llegada la madurez. Muchas por voluntad propia, otras porque la meca del cine no se lleva demasiado bien con la edad, sobre todo de las mujeres. El caso de Meg Ryan pertenece al segundo grupo. Fue la novia de América en los años 80, 90 y también en los 2000. Era la estrella obligatoria de todas las comedias románticas de la época: 'Cuando Harry encontró a Sally' (1989) y 'Tienes un e-mail' (1998) son solo dos ejemplos de su éxito. Pero luego nadie sabe muy bien qué pasó porque a Meg la hemos dejado de ver tan a menudo en la gran pantalla.

'Cuando Harry encontró a Sally' es todo un clásico. La película es de Rob Reiner y se estrenó en 1989. Ryan compartía cartel con Billy Crystal y saltó a la fama interplanetaria por lo bien que lo hizo, pero también por una de las escenas. La actriz finge un orgasmo en un restaurante para demostrar que los hombres no pueden distinguir un clímax real femenino de uno fingido. Es mítico el momento.

Su vida personal

Ryan estaba en lo más alto y se casó con el actor Dennis Quaid. Tuvieron un hijo y se separaron en 2000. Entonces la actriz empezó otra relación, esta vez con Russel Crowe. Se conocieron en 'Prueba de vida' (2000). También estuvo con el músico John Mellencamp, pero rompieron en 2019.

Cada vez con menos papeles en el cine, Meg Ryan se lanzó a dirigir cintas. Adaptó 'La comedia humana', una novela de Willian Saroyan, habiendo elegido para el papel de prota al mismísimo Tom Hanks. La peli no triunfó y ni siquiera llegó a estrenarse en las salas de cine (se fue directamente al formado DVD). Ella mismo confesó en varias ocasiones que nunca se había marcado como objetivo ser actriz.

De Meg también se ha hablado mucho de su aspecto físico. De una sonrisa absolutamente espectacular (y ojos azules), pasó a un aspecto totalmente cambiado, dicen, por varias intervenciones estéticas. Hollywood ya no volvió a quererla como antes. Se sabe, sin embargo, que dinero no le falta. Ha apostado por invertir en en el sector inmobiliario y todo indica que le va bien.

Ahora cumple 60 años alejada del foco mediático. Alguna que otra alfombra roja, contadas participaciones en series o pelis... Y un Instagram que demuestra que sigue siendo ella. Y que vive bien. Lo del e-mail que te decíamos al principio que tenías es imaginario. La invitación es real: si no has visto las comedias románticas de Meg Ryan, quizás esta sea una gran oportunidad para hacerlo.